Se encuentra usted aquí

Παῦλος ἀπόστολος…

Παῦλος ἀπόστολος… ἀλλὰ διὰ Ἰησοῦ Χριστοῦ…

Pablo, apóstol, no de parte de hombres ni mediante hombre alguno, sino por medio de Jesucristo y de Dios el Padre que le resucitó de entre los muertos, y todos los hermanos que están conmigo, a las iglesias de Galacia: Gracia a vosotros y paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo, que se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos de este presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

…χάρις ὑμῖν καὶ εἰρήνη

     En estos días pienso mucho en Pablo y en el saludo que lo caracterizó como el ser humano, atrapado por Jesús, que ofreció su vida para llevar la liberación al pueblo gentil, que estaba esclavo del poder humano-divino de los imperadores y al pueblo judío sumiso a la Torah.

     Pablo enviado por Jesús para llevar gracias y paz, o sea, vida en plenitud. La misión paulina vuelve a ser de una grande trascendencia para nuestros días y en nuestra patria Venezuela.

     Sin olvidar la situación de muerte, en que estamos sumergidos, tenemos que proponer modelos de vida para encontrar caminos de plenitud de vida. Jesús, niño indefenso y Pablo su enviado, son dos referencias insoslayable para un pueblo renovado por los miles de muertes, de abandono, de hambre y enfermedades y, de profundas divisiones de familias y de la hermandad. Venezuela esta ensangrentada y sometida por este presente siglo malo.

     Parece que ya no caben las felicitaciones tradicionales que nacen de un sentir sencillo de la vida y del acontecimiento del nacimiento de Jesús enmarcado en las fiestas de los niños y la alegría de los mayores.

     Es mí pensar, que es el momento de seguir las grandes líneas del ser y del hacer humano, que nos ofrecen la sabiduría popular como la sabiduría que emana de la manifestación del Creador. Sola ella nos puede dar la certeza en nuestro caminar como venezolanos, en estos momento trágicos de una Venezuela doblegada sobre sí misma. Ya conocemos los grandes males que tenemos que derrotar que en su simbolismo representa la mujer encorvada que Jesús ordena enderezarse.

Y Pablo es el mensajero que ofrece gracias y paz…

Gracias y paz para una Venezuela de esperanza y plenitud de vida.

Bernardo: Navidad 2016

Funciona con Drupal

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer