Se encuentra usted aquí

EVANGELIOS DE AGOSTO

La lectura de los evangelios dominicales de agosto, período litúrgico “B”, continúan con los temas del capítulo seis del evangelista Juan:
  1. Jesús es el verdadero pan de vida.
  2. “El pan que yo daré es mi carne, y lo daré para la vida del mundo”.
  3. “Mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida”.
  4. “Mis palabras son Espíritu y vida”.
Las lecturas semanales continuada de Mateo inician exactamente con el Evangelio de la multiplicación de los panes en Mt. 14,13 y concluyen con el capítulo 25,30. Todas estas lecturas corresponden a la actividad de Jesús en Galilea con curaciones, enseñanzas, la Transfiguración en el monte Tabor, parábolas, confrontación con los fariseos y su llegada a Jerusalén con las últimas parábolas.
 
5 al 11 de Agosto 2018
Décima octava semana del Tiempo Ordinario
 
 
El Evangelio de este domingo es tomado del cuarto Evangelio y nos presenta a Jesús como el enviado de Dios, el Pan del Cielo. “El pan de vida: el Hijo de Dios”.
Continúa las lecturas secuenciales de Mateo en los seis días de la semana décima octava, en este orden: la multiplicación de los panes; la tempestad en el lago y la sanación de una mujer cananea que forzó a Jesús a realizar un milagro a no judíos. Sigue la promesa de Jesús a Pedro y la invitación a todos los que le escuchan y, a renunciar a ellos mismos y seguirle.
 
Domingo 5 de Agosto de 2018
Evangelio según Juan 6,24-35
 
Durante el período romano había numerosas barcas de pesca de poco tamaño que recorrían el lago, se trataba de barcas de remo, algunas de ellas, tenían también velas.
 
Al ver que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, la gente subió a las lanchas y se dirigieron a Cafarnaúm en busca de Jesús. Al encontrarlo al otro lado del lago, le preguntaron: «Rabbí (Maestro), ¿cómo has venido aquí?» Jesús les contestó: «En verdad les digo: Ustedes me buscan, no porque han visto a través de los signos, sino porque han comido pan hasta saciarse.
Trabajen, no por el alimento de un día, sino por el alimento que permanece y da vida eterna. Este se lo dará el Hijo del hombre; él ha sido marcado con el sello del Padre.» El pan de vida: creer en el Hijo de Dios.
Entonces le preguntaron: «¿Qué tenemos que hacer para trabajar en las obras de Dios?» Jesús respondió: «La obra de Dios es ésta: creer en aquel que Dios ha enviado.»
Le dijeron: «¿Qué puedes hacer? ¿Qué señal milagrosa haces tú, para que la veamos y creamos en ti? ¿Cuál es tu obra?
Nuestros antepasados comieron el maná en el desierto, según dice la Escritura: Se les dio a comer pan del cielo.»
Jesús contestó: «En verdad les digo: No fue Moisés quien les dio el pan del cielo. Es mi Padre el que les da el verdadero pan del cielo. El pan que Dios da es Aquel que baja del cielo y que da vida al mundo.» Ellos dijeron: «Señor, danos siempre de ese pan.»
Jesús les dijo: «Yo soy el pan de vida. El que viene a mí nunca tendrá hambre y el que cree en mí nunca tendrá sed.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 16,1-4. Mc 15,32.Lc 11,29-32.
 
Lunes 6 de Agosto de 2018
Mateo 14,13-21
 
El cinco es signo de unión, número de la armonía y el equilibrio. Es símbolo del hombre universal. El dos representa la oposición, el conflicto y la reflexión, indica el equilibrio realizado o las amenazas latentes. Simboliza el dualismo en que se apoya toda dialéctica, todo esfuerzo, todo combate, todo movimiento.
 
Al conocer esa noticia, Jesús se alejó discretamente de allí en una barca y fue a un lugar despoblado. Pero la gente lo supo y en seguida lo siguieron por tierra desde sus pueblos. Al desembarcar Jesús y encontrarse con tan gran gentío, sintió compasión de ellos y sanó a sus enfermos.
Cuando ya caía la tarde, sus discípulos se le acercaron, diciendo: «Estamos en un lugar despoblado y ya ha pasado la hora. Despide a esta gente para que se vayan a las aldeas y se compren algo de comer.»
Pero Jesús les dijo: «No tienen por qué irse; denles ustedes de comer.» Ellos respondieron: «Aquí sólo tenemos cinco panes y dos pescados». 18 Jesús les dijo: «Tráiganmelos para acá.»
Y mandó a la gente que se sentara en el pasto. Tomó los cinco panes y los dos pescados, levantó los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y los entregó a los discípulos. Y los discípulos los daban a la gente. Todos comieron y se saciaron, y se recogieron los pedazos que sobraron: ¡doce canastos llenos! Los que habían comido eran unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 6,31-44.Lc 9,10-17.  Jn 6,1-13.
 
Martes 7 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 14,22-36
 
Pedro era pescador en una pequeña aldea junto al lago Tiberíades. Recibió de Jesús el nombre de Cefas (en arameo, piedra) o Pedro (en griego significa lo mismo). Durante la Pasión de Cristo negó tres veces a su maestro. Participó al Concilio de Jerusalén y se trasladó después a Roma. Según una antiguas tradición murió en la cruz, con la cabeza hacia abajo en el tiempo del emperador Nerón.
 
Inmediatamente después Jesús obligó a sus discípulos a que se embarcaran; debían llegar antes que él a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Jesús, pues, despidió a la gente, y luego subió al cerro para orar a solas. Cayó la noche, y él seguía allí solo.
La barca en tanto estaba ya muy lejos de tierra y las olas la golpeaban duramente, pues soplaba el viento en contra. Antes del amanecer, Jesús vino hacia ellos caminando sobre el mar.  Al verlo caminando sobre el mar, se asustaron y exclamaron: « ¡Es un fantasma!» Y por el miedo se pusieron a gritar.
En seguida Jesús les dijo: «Ánimo, no teman, que soy yo.» Pedro contestó: «Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti caminando sobre el agua.» Jesús le dijo: «Ven.» Pedro bajó de la barca y empezó a caminar sobre las aguas en dirección a Jesús. Pero el viento seguía muy fuerte, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó: « ¡Señor, sálvame!» Al instante Jesús extendió la mano y lo agarró, diciendo: «Hombre de poca fe, ¿por qué has vacilado?»
Subieron a la barca y cesó el viento, y los que estaban en la barca se postraron ante él, diciendo: « ¡Verdaderamente tú eres el Hijo de Dios!»
Terminada la travesía, desembarcaron en Genesaret. Los hombres de aquel lugar reconocieron a Jesús y comunicaron la noticia por toda la región, así que le trajeron todos los enfermos. Le rogaban que los dejara tocar al menos el fleco de su manto, y todos los que lo tocaron quedaron totalmente sanos.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 6,45-56. Jn 6,16-25.
 
Miércoles 8 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 15,21-28
 
Tiro es una ciudad de la Fenicia meridional, a 35 Km al sur de Sidón, construida sobre dos islotes.
En el gobierno de Joram I, fue ensanchada y se convirtió en la principal ciudad de Fenicia. Dependía de la tierra firme para su abastecimiento e incluso para el agua potable. Mantuvo estrechas relaciones comerciales y culturales con Palestina. Sidón ciudad que se encontraba a 35 km al norte de Tiro y estaba construida en el extremo norte de la llanura que se extiende hasta los montes del Líbano y el Mediterráneo. A la caída de Tiro, Sidón recuperó un papel preeminente en Fenicia.
 
Jesús marchó de allí y se fue en dirección a las tierras de Tiro y Sidón. Una mujer cananea, que llegaba de ese territorio, empezó a gritar: « ¡Señor, hijo de David, ten compasión de mí! Mi hija está atormentada por un demonio.» Pero Jesús no le contestó ni una palabra. Entonces sus discípulos se acercaron y le dijeron: «Atiéndela, mira cómo grita detrás de nosotros.»
Jesús contestó: «No he sido enviado sino a las ovejas perdidas del pueblo de Israel.»
Pero la mujer se acercó a Jesús y, puesta de rodillas, le decía: « ¡Señor, ayúdame!» 26 Jesús le dijo: «No se debe echar a los perros el pan de los hijos.» La mujer contestó: «Es verdad, Señor, pero también los perritos comen las migajas que caen de la mesa de sus amos.» Entonces Jesús le dijo: «Mujer, ¡qué grande es tu fe! Que se cumpla tu deseo.» Y en aquel momento quedó sana su hija.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 7,24-30. Lc 11,8.
 
Jueves 9 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 16,13-23
 
Cesarea de Filipo fue una ciudad situada cerca de una de las principales fuentes del Jordán, al pie del Hermón, del lado sudoeste. Desde este lugar se controlaba el camino entre Tiro y Damasco y se vigilaba también la fértil llanura del lago Huleh, alimentado por las fuentes del Jordán. La ciudad se convirtió en importante centro de civilización grecorromana. Durante la primera revuelta judía, la ciudad sirvió de lugar de descanso para los ejércitos romanos. Los cruzados edificaron allí una fortaleza.
 
Jesús se fue a la región de Cesarea de Filipo. Estando allí, preguntó a sus discípulos: «Según el parecer de la gente, ¿quién es este Hijo del Hombre?» Respondieron: «Unos dicen que eres Juan el Bautista, otros que eres Elías o Jeremías, o alguno de los profetas.»
Jesús les preguntó: «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?» Pedro contestó: «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo.» Jesús le replicó: «Feliz eres, Simón Barjona, porque esto no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos.
Y ahora yo te digo: Tú eres Pedro (o sea Piedra), y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; los poderes de la muerte jamás la podrán vencer. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el Cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el Cielo.» Entonces Jesús les ordenó a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Mesías.
A partir de ese día, Jesucristo comenzó a manifestar a sus discípulos que él debía ir a Jerusalén y que las autoridades judías, los sumos sacerdotes y los maestros de la Ley lo iban a hacer sufrir mucho, que incluso debía ser ejecutado y que resucitaría al tercer día.
Pedro lo llevó aparte y se puso a reprenderlo: « ¡Dios no lo permita, Señor! Nunca te sucederán tales cosas.» Pero Jesús se volvió y le dijo: « ¡Retírate y ponte detrás de mí, Satanás! Quieres hacerme tropezar. Tus ambiciones no son las de Dios, sino las de los hombres.»
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 8,27-33. Lc 9,18-22. Mt 11,27. Jn 20,23.
 
Viernes 10 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 16,24-28
 
El término rey recordaba al sabio rey David. Las esperanzas se vuelven hacia el rey que los libera de los enemigos y de los peligros, es el sabio al que se pide justicia, él que debe garantizar el derecho y la justicia, en especial a favor de los más desamparados. Del rey depende la paz y la prosperidad.
 
Entonces dijo Jesús a sus discípulos: «El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, cargue con su cruz y me siga. 2Pues el que quiera asegurar su vida la perderá, pero el que sacrifique su vida por causa mía, la hallará. 26 ¿De qué le serviría a uno ganar el mundo entero si se destruye a sí mismo? ¿Qué dará para rescatarse a sí mismo?
Sepan que el Hijo del Hombre vendrá con la gloria de su Padre, rodeado de sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno según su conducta. En verdad les digo: algunos que están aquí presentes no morirán sin antes haber visto al Hijo del Hombre viniendo como Rey.»
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 8,34--9,1. Lc 9,23-27; 14,27; 17,33. Jn 12,25-26.
 
Sábado 11 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 17,14-20
 
La epilepsia tiene su origen en unos cambios breves y repentinos del funcionamiento del cerebro. (es considerada por muchos neurólogos, literalmente, como un corto circuito cerebral). Algunas personas con retraso mental pueden experimentar ataques epilépticos, pero tener estos ataques no implica necesariamente el desarrollo de una deficiencia mental. Las crisis generalizadas pueden manifestarse con pérdida brusca de conocimiento con caída al suelo, contractura de los músculos de las extremidades y de la cara seguidas de sacudidas rítmicas.
 
Cuando volvieron donde estaba la gente, se acercó un hombre a Jesús y se arrodilló ante él. Le dijo: «Señor, ten piedad de mi hijo, que es epiléptico y su estado es lastimoso. A menudo se nos cae al fuego, y otras veces al agua. Lo he llevado a tus discípulos, pero no han podido curarlo.»
Jesús respondió: « ¡Qué generación tan incrédula y malvada! ¿Hasta cuándo estaré entre ustedes? ¿Hasta cuándo tendré que soportarlos? Tráiganmelo acá.» En seguida Jesús dio una orden al demonio, que salió, y desde ese momento el niño quedó sano.
Entonces los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron en privado: « ¿Por qué nosotros no pudimos echar a ese demonio?»
Jesús les dijo: «Porque ustedes tienen poca fe. En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a este cerro: Quítate de ahí y ponte más allá, y el cerro obedecería. Nada sería imposible para ustedes.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 9,14-29; 11,22-23. Lc 9,37-42; 17,6.
 
 
12 al 18 de Agosto 2018
Décima novena semana del Tiempo Ordinario
 
El domingo de la semana 19 sigue la reflexión del autor del Evangelio según Juan sobre el verdadero Pan del Cielo.  
Las cinco perícopas de las lecturas de los días de la semana sigue tomándose del evangelista mateo, con los siguientes textos: 1. Jesús paga un impuesto al Templo para él y para Pedro. 2. Hay que hacerse niños para entrar al Reino y el tema del escándalo. 3. El miércoles se nos presenta la corrección fraterna. 4. Jesús habla sobre el perdón y la misericordia. 5. Termina presentando el tema del divorcio. El sábado Jesús subraya que de los niños es el Reino de los Cielos.
 
Domingo 12 de Agosto de 2018
Evangelio según Juan 6,41-51
 
El maná es un alimento de los israelitas en el desierto. Tenía la apariencia de rocío de escarcha: blanco, fino y granuloso, parecido a la semilla de cilantro, y con sabor a torta hecha con miel. Se relaciona con la secreción producida por insectos minúsculos, que entre otras cosas se alimentan del tamarisco. El líquido segregado se endurece rápidamente, cae al suelo y los habitantes lo recogen porque les sirve de sustitutivo del azúcar o la miel.
 
Los judíos murmuraban porque Jesús había dicho: «Yo soy el pan que ha bajado del cielo.» Y decían: «Conocemos a su padre y a su madre, ¿no es cierto? El no es sino Jesús, el hijo de José. ¿Cómo puede decir que ha bajado del cielo
Jesús les contestó: «No murmuren entre ustedes. Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió. Y yo lo resucitaré en el último día. Está escrito en los Profetas: Serán todos enseñados por Dios, y es así como viene a mí toda persona que ha escuchado al Padre y ha recibido su enseñanza. Pues por supuesto que nadie ha visto al Padre: sólo Aquel que ha venido de Dios ha visto al Padre.
En verdad les digo: El que cree tiene vida eterna.
Yo soy el pan de vida. Sus antepasados comieron el maná en el desierto, pero murieron: aquí tienen el pan que baja del cielo, para que lo coman y ya no mueran.
Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi carne, y lo daré para la vida del mundo.»
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 13,54-57. Mc 6,1-6.
 
Lunes 13 de Agosto de 2018
Evangelio Mateo 17,22-27
 
Todo judío adulto, a partir de la pubertad, debía pagar el impuesto de medio siclo o didracma (monedas de plata de origen griego que pesaba entre 4,36 gr para la época persa y unos 3,5 gr en la época romana) para el mantenimiento del templo y los gastos del culto. Tras la clausura del templo, en el año 70, los judíos continuaron pagando este tributo que iba a parar a la caja romana.
 
Un día, estando Jesús en Galilea con los apóstoles, les dijo: «El Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los hombres  y le matarán, pero resucitará al tercer día.» Ellos se pusieron muy tristes.
Al volver a Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los que cobran el impuesto para el Templo. Le preguntaron: «El maestro de ustedes, ¿no paga el impuesto?» Pedro respondió: «Claro que sí». Y se fue a casa. 25 Cuando entraba, se anticipó Jesús y le dijo: «Dame tu parecer, Simón. ¿Quiénes son los que pagan impuestos o tributos a los reyes de la tierra: sus hijos o los que no son de la familia?» Pedro contestó: «Los que no son de la familia.» Y Jesús le dijo: «Entonces los hijos no pagan. Sin embargo, para no escandalizar a esta gente, vete a la playa y echa el anzuelo. Al primer pez que pesques ábrele la boca, y hallarás en ella una moneda de plata. Tómala y paga por mí y por ti.»
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 9,30-32. Lc 9,44-45.
 
Martes 14 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 18,1-10.12-14
 
El Reino de los Cielos es el Reino de Dios. El evangelista Mateo habla de esa manera porque para los judío Dios era ubicado en séptimo cielo (los cielos). Mientras para los demás evangelistas es el Reino de Dios, un reino que inicia aquí en la tierra con la venida de Cristo el Señor.
 
En aquel momento los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: «¿Quién es el más grande en el Reino de los Cielos?»
Jesús llamó a un niñito, lo colocó en medio de los discípulos y declaró: «En verdad les digo: si no cambian y no llegan a ser como niños, nunca entrarán en el Reino de los Cielos.
El que se haga pequeño como este niño, ése será el más grande en el Reino de los Cielos. Y el que recibe en mi nombre a un niño como éste, a mí me recibe. Al que haga caer a uno de estos pequeños que creen en mí, mejor le sería que le amarraran al cuello una gran piedra de moler y que lo hundieran en lo más profundo del mar.
¡Ay del mundo a causa de los escándalos! Tiene que haber escándalos, pero, ¡ay del que causa el escándalo! Si tu mano o tu pie te está haciendo caer, córtatelo y tíralo lejos. Pues es mejor para ti entrar en la vida sin una mano o sin un pie que ser echado al fuego eterno con las dos manos y los dos pies. Y si tu ojo te está haciendo caer, arráncalo y tíralo lejos. Pues es mejor para ti entrar tuerto en la vida que ser arrojado con los dos ojos al fuego del infierno.
Cuídense, no desprecien a ninguno de estos pequeños. Pues yo se lo digo: sus ángeles en el Cielo contemplan sin cesar la cara de mi Padre del Cielo. ( 11 )
¿Qué pasará, según ustedes, si un hombre tiene cien ovejas y una de ellas se extravía? ¿No dejará las noventa y nueve en los cerros para ir a buscar la extraviada? Y si logra encontrarla, yo les digo que ésta le dará más alegría que las noventa y nueve que no se extraviaron. Pasa lo mismo donde el Padre de ustedes, el Padre del Cielo: allá no quieren que se pierda ni tan sólo uno de estos pequeñitos.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 9,33-37.42-47: 18,15. Lc 9,46-48; 17,1-2; 18,17; 15,3-7.
 
Miércoles 15 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 18,15-20
 
La asamblea comprende a la institución política de la asamblea del pueblo y la institución religiosa de la asamblea litúrgica de los fieles. Ambas se distinguen de las reuniones fortuitas del pueblo. La asamblea de los fieles se reúne al completo para las ceremonias de la renovación de la alianza, las liturgias penitenciales de la época, las grandes fiestas del año litúrgico.
 
Si tu hermano ha pecado, vete a hablar con él a solas para reprochárselo. Si te escucha, has ganado a tu hermano. Si no te escucha, toma contigo una o dos personas más, de modo que el caso se decida por la palabra de dos o tres testigos. Si se niega a escucharlos, informa a la asamblea. Si tampoco escucha a la iglesia, considéralo como un pagano o un publicano.
Yo les digo: «Todo lo que aten en la tierra, lo mantendrá atado el Cielo, y todo lo que desaten en la tierra, lo mantendrá desatado el Cielo.
Asimismo yo les digo: si en la tierra dos de ustedes se ponen de acuerdo para pedir alguna cosa, mi Padre Celestial se lo concederá. Pues donde están dos o tres reunidos en mi Nombre, allí estoy yo, en medio de ellos.»
Pasos paralelos en los Evangelios según: Lc 17,3. Jn 15,20,23.
 
Jueves 16 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 18,21-19,2
 
El siete representa la perfección y la plenitud humana y la totalidad del universo en movimiento: es la semana de la creación. Indica ansiedad por el paso de lo conocido a lo desconocido. La conclusión del mundo y la plenitud de los tiempos.
 
Entonces Pedro se acercó con esta pregunta: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas de mi hermano? ¿Hasta siete veces?» Jesús le contestó: «No te digo siete, sino setenta y siete veces.»
«Aprendan algo sobre el Reino de los Cielos. Un rey había decidido arreglar cuentas con sus empleados, y para empezar, le trajeron a uno que le debía diez mil monedas de oro. Como el hombre no tenía con qué pagar, el rey ordenó que fuera vendido como esclavo, junto con su mujer, sus hijos y todo cuanto poseía, para así recobrar algo. El empleado, pues, se arrojó a los pies del rey, suplicándole: «Dame un poco de tiempo, y yo te lo pagaré todo.» El rey se compadeció y lo dejó libre; más todavía, le perdonó la deuda.
Pero apenas salió el empleado de la presencia del rey, se encontró con uno de sus compañeros que le debía cien monedas. Lo agarró del cuello y casi lo ahogaba, gritándole: «Págame lo que me debes.»  El compañero se echó a sus pies y le rogaba: «Dame un poco de tiempo, y yo te lo pagaré todo.» Pero el otro no aceptó, sino que lo mandó a la cárcel hasta que le pagara toda la deuda.
Los compañeros, testigos de esta escena, quedaron muy molestos y fueron a contárselo todo a su señor. Entonces el señor lo hizo llamar y le dijo: «Siervo miserable, yo te perdoné toda la deuda cuando me lo suplicaste. ¿No debías también tú tener compasión de tu compañero como yo tuve compasión de ti?» Y tanto se enojó el señor, que lo puso en manos de los verdugos hasta que pagara toda la deuda.
Y Jesús añadió: «Lo mismo hará mi Padre Celestial con ustedes, a no ser que cada uno perdone de corazón a su hermano.»
Después de terminar este discurso, Jesús partió de Galilea y llegó a las fronteras de Judea por la otra orilla del Jordán. También allí mucha gente vino a él y los sanó. También allí mucha gente vino a él y los sanó.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Lc 17,4; 23,34; 7,42. Mt 6,12.
 
Viernes 17 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 19,3-12
 
Los fariseos eran una comunidad judía que duró hasta el segundo siglo de la presente era. El grupo atribuía su inicio al período de la cautividad babilónica (587 - 536 aC). Se definieron como partido durante la revuelta de los macabeos contra los invasores sirios (167 – 165 aC). Fueron coetáneos de los saduceos, esenios y zelotes.
Creían en la inmortalidad del alma, el castigo eterno de los malvados y la resurrección de los justos. Se enfrentaban con la opinión de los saduceos que negaban la validez de la ley oral. Su minuciosidad y casuismo les valió la condena de Jesús, quien los acusó de respetar más la letra que el espíritu de la ley y de sustituir la palabra de Dios por la tradición.
Los fariseos lograron que sus interpretaciones fueran aceptadas por la mayoría de los judíos. Por ello, tras la caída del Templo, los fariseos tomaron el control del judaísmo "oficial", y transformaron el culto. El más alto representante del judaísmo era el Sumo Sacerdote, cargo que a la destrucción del templo se volvió innecesario; así el culto pasó a la sinagoga
 
Se le acercaron unos fariseos y lo pusieron a prueba con esta pregunta: « ¿Está permitido a un hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?»
Jesús respondió: « ¿No han leído que el Creador al principio los hizo hombre y mujer  y dijo: El hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá con su mujer, y serán los dos una sola carne? De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre.»
Los fariseos le preguntaron: «Entonces, ¿por qué Moisés ordenó que se firme un certificado en el caso de divorciarse?» Jesús contestó: «Moisés vio lo tercos que eran ustedes, y por eso les permitió despedir a sus mujeres, pero al principio no fue así. Yo les digo: el que se divorcia de su mujer, fuera del caso de unión ilegítima, y se casa con otra, comete adulterio.»
 Los discípulos le dijeron: «Si ésa es la condición del hombre que tiene mujer, es mejor no casarse.» 1 Jesús les contestó: «No todos pueden captar lo que acaban de decir, sino aquellos que han recibido este don. Hay hombres que han nacido eunucos. Otros fueron mutilados por los hombres. Hay otros todavía, que se hicieron tales por el Reino de los Cielos. ¡Entienda el que pueda!»
Pasos paralelos en los  Evangelios según: Mc 10,1-12.  Lc 16,18.
 
Sábado 18 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 19,13-15
 
Los niños, en el tiempo de Jesús, dependían de sus padres y no tenían ningún derecho en la sociedad judía ni en la romana, y la Biblia los consideraba la fortaleza de la familia.
 
Entonces trajeron a Jesús algunos niños para que les impusiera las manos y rezara por ellos. Pero los discípulos los recibían muy mal. Jesús les dijo: «Dejen a esos niños y no les impidan que vengan a mí: el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos.»
Jesús les impuso las manos y continuó su camino.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 10,13-16.  Lc 18,15-17; 9,47.
 
 
19 al 25 de Agosto 2018
Vigésima semana del Tiempo Ordinario
 
En el evangelio de este domingo, Jesús continúa el discurso del Pan del Cielo diciendo que lo que él ofrece, a través del pan y el vino, es su verdadera carne y sangre de vida eterna.
Los evangelios de Mateos, de los seis días de la vigésima semana del Tiempo Ordinario, narran el encuentro con el joven rico, las enseñanzas de Jesús sobre los ricos los cuales difícilmente entrarán en el Reino de los Cielos y las promesas a los seguidores de Jesús. Continúan con las narraciones de los obreros de la viña, la entrada de Jesús a Jerusalén, el principal mandamiento y la grave crítica de Jesús a los maestro de la ley y a los fariseos, por sus exigencias e injusticias en contra de la gente humilde. 
 
Domingo 19 de Agosto de 2018
Evangelio según Juan 6,51-58
 
La carne en este contexto representa el cuerpo humano, significa parentesco, unión matrimonial. Se refiere al cuerpo vivo, puede ser el individuo, la persona. Evoca al ser humano considerando su debilidad y vulnerabilidad.
La sangre era considerada como el principio vital del hombre y del animal, era tabú y no se podía comer. Se creía que tenía una virtud revitalizadora y purificadora y se utilizaba en diversos rituales.
 
Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi carne, y lo daré para la vida del mundo.»
Los judíos discutían entre sí: « ¿Cómo puede éste darnos a comer carne?» Jesús les dijo: «En verdad les digo que si no comen la carne del Hijo del Hombre y no beben su sangre, no tienen vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre vive de vida eterna, y yo lo resucitaré el último día.
Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. Como el Padre, que es vida, me envió y yo vivo por el Padre, así quien me come vivirá por mí. Es te es el pan que ha bajado del cielo. Pero no como el de vuestros antepasados, que comieron y después murieron. El que coma este pan vivirá para siempre.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Lc 22,19. Mt 8,20.
 
Lunes 20 de Agosto de 2018
Evangelio Mateo 19,16-22
 
Los niños, en el tiempo de Jesús, dependían de sus padres y no tenían ningún derecho en la sociedad romana y la Biblia lo consideraba la fortaleza de la familia.
Se dice perfecto a aquello que tiene completos e íntegros todos sus elementos humanos. La pureza exigida al pueblo para acercarse al altar, constituye también un aspecto de la exigencia de la perfección.  Perfecto es el corazón que no está dividido, sino que se entrega entero a la fidelidad y sinceridad.
 
Un hombre joven se le acercó y le dijo: «Maestro, ¿qué es lo bueno que debo hacer para conseguir la vida eterna?» Jesús contestó: « ¿Por qué me preguntas sobre lo que es bueno? Uno solo es el Bueno. Pero si quieres entrar en la vida, cumple los mandamientos.» El joven dijo:        « ¿Cuáles?» Jesús respondió: «No matar, no cometer adulterio, no hurtar, no levantar falso testimonio,  honrar al padre y a la madre y amar al prójimo como a sí mismo.»
El joven le dijo: «Todo esto lo he guardado, ¿qué más me falta?» Jesús le dijo: «Si quieres ser perfecto, vende todo lo que posees y reparte el dinero entre los pobres, para que tengas un tesoro en el Cielo. Después ven y sígueme.»
Cuando el joven oyó esta respuesta, se marchó triste, porque era un gran terrateniente.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 10,13-22. Lc 18,15-23; 9,47; 10,25-28.
 
Martes 21 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 19,23-30
 
La riqueza espiritual, representa un don de Dios, una recompensa de la virtud o del trabajo, un bien deseable, cuyo poseedor a menudo es admirado o contrapuesto por ser distinto y con espíritu independiente. La riqueza material es efímera, puede apartar de los hombres o de Dios, y generalmente no se da un verdadero desapego y alejamiento de sus encantos.
 
Entonces Jesús dijo a sus discípulos: «En verdad les digo: el que es rico entrará muy difícilmente en el Reino de los Cielos. Les aseguro: es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja que para un rico entrar en el Reino de los cielos.»
Los discípulos, al escucharlo, se quedaron asombrados. Dijeron: «Entonces, ¿quién puede salvarse?» Fijando en ellos su mirada, Jesús les dijo: «Para los hombres es imposible, pero para Dios todo es posible.»
Entonces Pedro tomó la palabra y dijo: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo para seguirte. ¿Qué recibiremos?» Jesús contestó: «A ustedes que me han seguido, yo les digo: cuando todo comience nuevamente y el Hijo del Hombre se siente en su trono de gloria, ustedes también se sentarán en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. Y todo el que haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o propiedades por causa de mi Nombre, recibirá cien veces más y tendrá por herencia la vida eterna.
Muchos que ahora son primeros serán últimos, y otros que ahora son últimos serán primeros.»
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 10,23-31. Lc 18,24-30; 22,30; 13,30. Mt 18,18.
 
Miércoles 22 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 20,1-16
 
El denario era una moneda romana, con la efigie del emperador, equivalente a diez ases cuyo peso, en los primeros 50 años, fue de un sextante de onza, es decir de 4,54 gr, entrando 72 piezas en una libra. Cuando el as bajó de peso a una onza, el denario se redujo a 3,90 gr de plata, es decir, 84 piezas en libra. Representaba el jornal de un obrero agrícola y, en tiempos de hambre, el precio de una medida (algo más de un litro) de trigo o de tres medidas de cebada.
 
Aprendan algo del Reino de los Cielos. Un propietario salió de madrugada a contratar trabajadores para su viña. Se puso de acuerdo con ellos para pagarles una moneda de plata al día, y los envió a su viña.
Salió de nuevo hacia las nueve de la mañana, y al ver en la plaza a otros que estaban desocupados,  les dijo: «Vayan ustedes también a mi viña y les pagaré lo que sea justo.» Y fueron a trabajar.
Salió otra vez al mediodía, y luego a las tres de la tarde, e hizo lo mismo. Ya era la última hora del día, la undécima, cuando salió otra vez y vio a otros que estaban allí parados. Les preguntó: « ¿Por qué se han quedado todo el día sin hacer nada?» Contestaron ellos: «Porque nadie nos ha contratado.» Y les dijo: «Vayan también ustedes a trabajar en mi viña.»
Al anochecer, dijo el dueño de la viña a su mayordomo: «Llama a los trabajadores y págales su jornal, empezando por los últimos y terminando por los primeros.» Vinieron los que habían ido a trabajar a última hora, y cada uno recibió un denario (una moneda de plata). Cuan do llegó el turno a los primeros, pensaron que iban a recibir más, pero también recibieron cada uno un denario. Por eso, mientras se les pagaba, protestaban contra el propietario.
Decían: «Estos últimos apenas trabajaron una hora, y los consideras igual que a nosotros, que hemos aguantado el día entero y soportado lo más pesado del calor.» El dueño contestó a uno de ellos: «Amigo, yo no he sido injusto contigo. ¿No acordamos en un denario al día? Toma lo que te corresponde y márchate. Yo quiero dar al último lo mismo que a ti. ¿No tengo derecho a llevar mis cosas de la manera que quiero? ¿O será porque soy generoso y tú envidioso?»
Así sucederá: los últimos serán primeros, y los primeros serán últimos.»
 
Jueves 23 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 21,1-14
 
Jerusalén fue la antigua capital del Reino de Israel y del Reino de Judá. Una de las principales ciudades israelíes, capital declarada del actual estado de Israel y, de igual modo, ciudad donde la Autoridad Palestina pretende establecer su capital (Jerusalén Este).
Es una de las ciudades más antiguas del mundo, habitada por los cananitas jebuseos antes de la llegada de las tribus hebreas a Canaán, a principios del siglo XIII aC. Se encuentra localizada a 52 Km. del Mar Mediterráneo, a 22 Km. del Mar Muerto, 250 Km. del Mar Rojo, 150 Km. de Akka. Etimológicamente su nombre significa “Casa de Paz”. Desde los días de Jesucristo, la ciudad ha sido conquistada once veces y destruida totalmente cinco.
 
Estaban ya cerca de Jerusalén. Cuando llegaron a Betfagé, junto al monte de los Olivos, Jesús envió a dos discípulos con esta misión: «Vayan al pueblecito que está al frente, y allí encontrarán una burra atada con su burrito al lado. Desátenla y tráiganmela. Si alguien les dice algo, contéstenle: El Señor los necesita, y los devolverá cuanto antes.»
Esto sucedió para que se cumpliera lo dicho por el profeta:
Digan a la hija de Sión: «Mira que tu rey viene a ti con toda sencillez, montado en una burra, un animal de carga.»
Los discípulos se fueron e hicieron como Jesús les había mandado. Le trajeron la burra con su cría, le colocaron sus mantos sobre el lomo y él se sentó encima.
Había muchísima gente; extendían sus mantos en el camino, o bien cortaban ramas de árboles, con las que cubrían el suelo.
Y el gentío que iba delante de Jesús, así como los que le seguían, empezaron a gritar: «¡Hosanna al hijo de David! ¡Bendito sea el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en lo más alto de los cielos!»
Cuando Jesús entró en Jerusalén, toda la ciudad se alborotó y preguntaban: «¿Quién es éste?»  Y la muchedumbre respondía: «¡Este es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea!»
Jesús entró en el Templo y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el Templo. Derribó las mesas de los que cambiaban monedas y los puestos de los vendedores de palomas. Les dijo«Está escrito: Mi casa será llamada Casa de Oración. Pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones.»
También en el Templo se le acercaron algunos ciegos y cojos, y Jesús los sanó.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 11,1-11.15-17. Lc 19,28-38; 19,45-46. Jn 12,12-16; 2,14-16.
 
Viernes 24 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 22,34-40
 
Los primeros cristianos usaban la expresión Ley y Profetas para referirse a los textos presentes en los libros del Antiguo Testamento. Ordinariamente designa los cinco primeros libros de la Biblia, atribuidos a Moisés, que generalmente conocemos como Torá o Pentateuco. La ley designa el conjunto de obligaciones reconocidas por Israel, como reveladas por Dios por mediación de Moisés. La tradición rabínica muestra 613 preceptos.
 
Cuando los fariseos supieron que Jesús había hecho callar a los saduceos, se juntaron en torno a él. Uno de ellos, que era maestro de la Ley, trató de ponerlo a prueba con esta pregunta: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la Ley?».
Jesús le dijo: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el gran mandamiento, el primero. Pero hay otro muy parecido: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la Ley y los Profetas se fundamentan en estos dos mandamientos.»
Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 12,28-31. Lc 10,25-28. Jn 13,34-35.
 
Sábado 25 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 23,1-12
 
Los mantos eran piezas rectangulares de lana o de lino, con una apertura en los brazos, el cual podía servir de manta durante la noche. Los flecos o borlas estaban en las cuatro puntas del manto, y representaba el recuerdo de los mandamientos prescritos en la Ley
 
Entonces Jesús habló tanto para el pueblo como para sus discípulos: «Los maestros de la Ley y los fariseos han ocupado el puesto que dejó Moisés. Hagan y cumplan todo lo que ellos dicen, pero no los imiten, porque ellos enseñan y no practican.  Preparan pesadas cargas, muy difíciles de llevar, y las echan sobre las espaldas de la gente, pero ellos ni siquiera levantan un dedo para moverlas. Todo lo hacen para ser vistos por los hombres. Miren esas largas citas de la Ley que llevan en la frente y los largos flecos de su manto.  Les gusta ocupar los primeros lugares en los banquetes y los asientos reservados en las sinagogas.  Les agrada que los saluden en las plazas y que la gente los llame Maestro.
Lo que es ustedes, no se dejen llamar Maestro, porque no tienen más que un Maestro, y todos ustedes son hermanos.  No llamen Padre a nadie en la tierra, porque ustedes tienen un solo Padre, el que está en el Cielo. Tampoco se dejen ustedes llamar Guía, porque ustedes no tienen más Guía que Cristo. El más grande entre ustedes se hará el servidor de todos. Porque el que se pone por encima, será humillado, y el que se rebaja, será puesto en alto.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Lc 11,46; 20,46. Mc 12,38-39.
 
 
26 de Agosto al 1 de Septiembre 2018
Vigésima primera semana del Tiempo Ordinario
 
La última parte del capítulo 6, del evangelio según Juan, nos muestra el abandono de la mayoría de sus discípulos por presentarse Jesús como Hijo de Dios.
Las perícopas de esta semana corresponden a los “ayes” de Jesús en contra de los fariseos y maestros de la ley, y continúa aconsejando la vigilancia, el tema de las vírgenes prudentes y los siervos fieles.
 
Domingo 26 de Agosto de 2018
Evangelio según Juan 6,60-69
 
La noción de vida implica no solo la existencia física, sino sobre todo la capacidad de actuar y moverse. Se concibe como un don de Dios. El aliento, representa la señal de la vida, siendo la sangre su principio activo.
El espíritu representa el soplo, el viento, el aliento, en su origen significaba el aire, la atmósfera, el espacio entre el cielo y la tierra. Es una fuerza vital en el universo. La respiración es la señal de la vida, representa el aliento y el espíritu.
 
Al escucharlo, cierto número de discípulos de Jesús dijeron: « ¡Este lenguaje es muy duro! ¿Quién querrá escucharlo?» Jesús se dio cuenta de que sus discípulos criticaban su discurso y les dijo: « ¿Les desconcierta lo que he dicho? ¿Qué será, entonces, cuando vean al Hijo del Hombre subir al lugar donde estaba antes? El espíritu es el que da vida, la carne no sirve para nada. Las palabras que les he dicho son espíritu y vida. Pero hay entre ustedes algunos que no creen.»
Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién lo iba a entregar. Y agregó: «Como he dicho antes, nadie puede venir a mí si no se lo concede el Padre.»
A partir de entonces muchos de sus discípulos se volvieron atrás y dejaron de seguirle.  Jesús preguntó a los Doce: «¿Quieren marcharse también ustedes?»
Pedro le contestó: «Señor, ¿a quién iríamos? Tú tienes palabras de vida eterna. Nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios.»
 
Lunes 27 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 23,13-22
 
Los maestros de la ley hacían parte del grupo de los letrados, es aquellos que estaban al frente, y que enseñaban los mandatos de la Ley.
Los fariseos tenían como fundamento la practica asidua de comentar la Torah y su disciplina moral los segregaba de la población. Contaban con numerosos doctores y escribas, que se destacaban al estudio e interpretación de las escrituras.
 
Por lo tanto, ¡ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes cierran a la gente el Reino de los Cielos. No entran ustedes, ni dejan entrar a los que querrían hacerlo.
¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes recorren mar y tierra para ganar un pagano y, cuando se ha convertido, lo transforman en un hijo del demonio, mucho peor que ustedes.
¡Ay de ustedes, que son guías ciegos! Ustedes dicen: “Jurar por el Templo no obliga, pero jurar por el tesoro del Templo, sí”. ¡Torpes y ciegos! ¿Qué vale más, el oro mismo o el Templo que hace del oro una cosa sagrada? Ustedes dicen: “Si alguno jura por el altar, no queda obligado; pero si jura por las ofrendas puestas sobre el altar, queda obligado”. ¡Ciegos! ¿Qué vale más, lo que se ofrece sobre el altar o el altar, que hace santa la ofrenda? El que jura por el altar, jura por el altar y por lo que se pone sobre él. El que jura por el Templo, jura por él y por Dios que habita en el Templo. El que jura por el Cielo, jura por el trono de Dios y por Aquel que está sentado en él.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Lc 11,39-48.52. Jn 9,38-42.
 
Martes 28 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 23,23-26
 
En su sentido literal, el diezmo es la décima parte de todos los frutos adquiridos, que se debe entregar a Dios como reconocimiento de su dominio supremo. Se le ofrece a Dios pero se transfiere a sus ministros. Es una práctica de la antigüedad (tanto entre  los babilonios, persas, griegos y romanos, como entre los hebreos). También es ley en la actualidad entre los musulmanes, judíos y muchos grupos cristianos. Se daba un diezmo anual que se llevaba con las demás ofrendas al santuario único y se debía consumir durante una comida festiva, y a los que vivían demasiado lejos se les facultaba para vender el diezmo y con el dinero ir a celebrar la comida prescrita en el santuario. Léase Malaquías 3,10.
 
¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes pagan el diezmo hasta sobre la menta, el anís y el comino, pero no cumplen la Ley en lo que realmente tiene peso: la justicia, la misericordia y la fe. Ahí está lo que ustedes debían poner por obra, sin descartar lo otro. ¡Guías ciegos! Ustedes cuelan un mosquito, pero se tragan un camello.
¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes purifican el exterior del plato y de la copa, después que la llenaron de robos y violencias. ¡Fariseo ciego! Purifica primero lo que está dentro, y después purificarás también el exterior.
Paso paralelo en el Evangelio según: Mc 7,4.
 
Miércoles 29 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 23,27-32
 
Los sepulcros eran cuevas o huecos excavados en rocas, las piedras que identificaban las tumbas o sepulcros eran pintadas de blanco inmediatamente después del funeral
 
¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes son como sepulcros bien pintados, que se ven maravillosos, pero que por dentro están llenos de huesos y de toda clase de podredumbre. Ustedes también aparentan como que fueran personas muy correctas, pero en su interior están llenos de falsedad y de maldad.
¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes construyen sepulcros para los profetas y adornan los monumentos de los hombres santos. También dicen: “Si nosotros hubiéramos vivido en tiempos de nuestros padres, no habríamos consentido que mataran a los profetas”. Así ustedes se proclaman hijos de quienes asesinaron a los profetas. ¡Terminen, pues, de hacer lo que sus padres comenzaron!
Paso paralelo en el Evangelio según: Lc 16,15.
 
Jueves 30 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 24,42-51
 
El servidor es aquel que estaba sometido a un dueño. El servidor era el encargado de servir la mesa o cualquier prestación semejante. Tiene el sentido específico de garantizar una función de asistencia en el seno de la comunidad. También reciben el nombre de joven criado, esclavo, criados o  criadas.
 
Por eso estén despiertos, porque no saben en qué día vendrá su Señor. Fíjense en esto: si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche lo va a asaltar un ladrón, seguramente permanecería despierto para impedir el asalto a su casa. Por eso, estén también ustedes preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que menos esperan.
Imagínense un administrador digno de confianza y capaz. Su señor lo ha puesto al frente de su familia, y es él quien les reparte el alimento a su debido tiempo. Afortunado será este servidor si, al venir su señor, lo encuentra cumpliendo su deber. En verdad les digo: su señor lo pondrá al cuidado de todo lo que tiene.
No será así con el servidor malo que piensa: «Mi señor se ha retrasado»,  y empieza a maltratar a sus compañeros y a comer y a beber con borrachos. El patrón de ese servidor vendrá en el día que no lo espera y a la hora que menos piensa. Le quitará el puesto y lo mandará donde los hipócritas. Allí será el llorar y el rechinar de dientes.
Pasos paralelos en el Evangelio según: Lc 12,39-40.42-46.
 
Viernes 31 de Agosto de 2018
Evangelio según Mateo 25,1-13
 
El alumbrado se solía hacer generalmente con lámparas de aceite, probablemente de oliva. Con estas lámparas se alumbraban tanto las tiendas como las casas y la tienda de la reunión. En general eran de cerámicas y su forma más corriente evolucionó: el pico de la lámpara con la mecha se encogió cada vez más hasta cerrarse, permitiendo determinar la fecha de su uso, de manera precisa.  También existían lámparas más sofisticadas de piedra, cerámica, bronce e incluso oro. Las lámparas se multiplicaban en caso de algunas fiestas o reuniones.
 
Escuchen, pues, lo que pasará entonces en el Reino de los Cielos. Diez jóvenes salieron con sus lámparas para salir al encuentro del novio. Cinco de ellas eran descuidadas y las otras cinco precavidas. Las descuidadas tomaron sus lámparas como estaban, sin llevar más aceite consigo. Las precavidas, en cambio, junto con las lámparas, llevaron sus botellas de aceite. Como el novio se demoraba en llegar, se adormecieron todas y al fin se quedaron dormidas.
A medianoche se oyó un grito: « ¡Viene el novio, salgan a su encuentro!» Todas las jóvenes se despertaron y prepararon sus lámparas. Entonces las descuidadas dijeron a las precavidas: «Dennos un poco de su aceite, porque nuestras lámparas se están apagando.» Las precavidas dijeron: «No habría bastante para ustedes y para nosotras; vayan mejor a donde lo venden, y compren para ustedes.»
Mientras fueron a comprar el aceite llegó el novio; las que estaban listas entraron con él a la fiesta de las bodas, y se cerró la puerta.
Más tarde llegaron las otras jóvenes y llamaron: «Señor, Señor, ábrenos.» Pero él respondió: «En verdad se lo digo: no las conozco.»
Por tanto, estén despiertos, porque no saben el día ni la hora.
Pasos paralelos en los Evangelios según: Lc 12,35-38. Mc 13,33.
 
Sábado 1 de Septiembre de 2018
Evangelio según Mateo 25,14-30
 
El talento era una medida de peso ática, que equivalía a 6.000 dracmas, pesaba alrededor de unos 34,2 Kg para los israelitas, el griego pesaba entre 21-26 Kg de plata. Es la mayor unidad de peso utilizada tanto para el oro como para la plata. Tiene su origen en Babilonia pero se usó ampliamente en todo el mar Mediterráneo durante el período helenístico y el periodo de las guerras púnicas donde es expresamente utilizado en los tratados entre Roma y Cartago
 
Escuchen también esto. Un hombre estaba a punto de partir a tierras lejanas, y reunió a sus servidores para confiarles todas sus pertenencias. Al primero le dio cinco talentos de oro, a otro le dio dos, y al tercero solamente uno, a cada cual según su capacidad. Después se marchó.
El que recibió cinco talentos negoció en seguida con el dinero y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo otro tanto, y ganó otros dos. Pero el que recibió uno cavó un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su patrón.
Después de mucho tiempo vino el señor de esos servidores y les pidió cuentas. El que había recibido cinco talentos le presentó otros cinco más, diciéndole: «Señor, tú me entregaste cinco talentos, pero aquí están otros cinco más que gané con ellos.» El patrón le contestó: «Muy bien, servidor bueno y honrado; ya que has sido fiel en lo poco, yo te voy a confiar mucho más. Ven a compartir la alegría de tu patrón.»
Vino después el que recibió dos, y dijo: «Señor, tú me entregaste dos talentos, pero aquí tienes otros dos más que gané con ellos.» El patrón le dijo: «Muy bien, servidor bueno y honrado; ya que has sido fiel en lo poco, yo te confiaré mucho más. Ven a compartir la alegría de tu patrón». Por último vino el que había recibido un solo talento y dijo: «Señor, yo sabía que eres un hombre exigente, que cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has invertido. Por eso yo tuve miedo y escondí en la tierra tu dinero. Aquí tienes lo que es tuyo.»
Pero su patrón le contestó: « ¡Servidor malo y perezoso! Si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he invertido, debías haber colocado mi dinero en el banco. A mi regreso yo lo habría recuperado con los intereses. Quítenle, pues, el talento y entréguenselo al que tiene diez. Porque al que produce se le dará y tendrá en abundancia, pero al que no produce se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese servidor inútil, échenlo a la oscuridad de afuera: allí será el llorar y el rechinar de dientes.»
Pasos paralelos en los Evangelios según: Lc 19,12-27; 16,10. Mc 13,34.
 

 

Funciona con Drupal

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer