Se encuentra usted aquí

I CONGRESO BÍBLICO EN PUNTO FIJO

Una grata sorpresa nos esperaba en la Península de Paraguaná donde he sido invitado para hablar sobre las Bienaventuranzas. Unas doscientos cuarenta personas se reunieron para profundizar la Palabra, motivadas por una intensa preparación de estudios bíblicos en la península. El Congreso se ha realizado con esmero por los Misioneros Servidores de la Palabra bajo el lema: “Palabra Divina: Fuente de Vida Nueva, de Salvación Personal y Social”.

Ha sido un punto de llegada, una etapa de un camino, una necesidad surgida de las exigencias nacidas de las escuelas de clases bíblicas semanales realizadas en todas las parroquias de la Diócesis de Paraguaná.

 

Lo que más me ha sorprendido es la participación a las enseñanzas sistematizadas sobre un material producido por el fundador de los misioneros mexicanos, con más de 4 horas de duración en los miércoles por las tardes, donde la participación va desde un mínimo de 50 personas hasta 150 en cada una de las 19 parroquias de Paraguaná, como en Cojedes y el Valle del Tuy, así me informó el P. Zenón. Laicos y laicas contaron su experiencia para superar el temor de ser considerados como evangélicos por llevar y mostrar su texto bíblico no solamente para ir a las clases de Biblia sino también para sus participaciones dominicales a la Eucaristía.

 

Nos pareció ampliamente encomiables la dedicación de los organizadores para conseguir los recursos necesarios a la promoción, organización y lo necesario para los conferencistas invitados que ofrecieron excelentes ponencias sobre la Palabra y la pastoral bíblica eclesial. Es un ejemplo para la Iglesia venezolana que debiera inspirarse para lograr una renovación de la vida cristiana en Venezuela y consolidar, no solamente un crecimiento eclesial, sino también orientación para la vida social en todos sus aspectos.

Funciona con Drupal

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer