Se encuentra usted aquí

Comentario a Is. 55,1-13

ISAIAS 55,1-13

El texto de Is 55,1-13 es el ultimo capitulo del Segundo Isaías, escrito probablemente en el post-exilio, con miras a dar esperanzas a la construcción de Jerusalén. En este poema hay una palabra resaltante: “escuchad o escuchadme” la cual señala el mandato bíblico: “A Dios hay que escucharle porque quiere comunicarse con nosotros”. El quiere revelarse.

Por otra parte, está plasmado de exhortaciones y de interjecciones: ¡Oíd, venid, escuchad! ¡Inclinad el oído! ¡Buscad!. Junto a estas peticiones se repiten los verbos en futuro; indicando que hay esperanza: comeréis, beberéis, viviréis y sobre todo, se destaca uno:”Sellaré con vosotros una alianza perpetua”.- La teología de la alianza que recorre todo el Primer Testamento, se anuncia en boca del profeta Isaías. El texto concluye con un himno magistral a la Palabra de Dios, describiéndola como eficiente, eficaz, fresca y refrescante.

La invitación a los sedientos y a los que no tienen dinero recuerda el llamado de la sabiduría personificada e invita a participar de un banquete. A la vez, Israel como destinatario de la promesa está en condiciones ahora de entrar en una nueva relación con las naciones y de llamarlas a un encuentro, en el nombre del Señor, e integra elementos que se adquieren sin dinero, como el trigo, vino o leche; una promesa y una alianza, el recuerdo de David y la mención a un pueblo desconocido que vendrá.

Con la desaparición de los símbolos que habían sostenido la fe de Israel: la tierra, el rey, el templo… el pueblo del exilio tenía que apoyarse sólo en la Palabra de Dios y sus promesas. El texto, por tanto, debe ser entendido a través de los oráculos de salvación y la visión gloriosa de Sión, seguido de su humillación. Nos encontramos ante un juego de palabras y conceptos que buscan resaltar los verdaderos valores humanos. Es la teología profunda de los anawin o pobres de Yhvh.

En este texto podemos resaltar cinco temas:

1° La invitación al mundo a un banquete (1-3a)

2° La Promesa de una alianza (3b-5)

3° El Llamado a buscar a Yhvh (6-9)

4° La eficacia de su Palabra (10-11)

5° La descripción de un nuevo éxodo (12-13)

Del 1 al 11 podría representarse con una estructura como la siguiente:

1 ¡Ea! Sedientos todos, venid a las aguas, -aun quien no tenga dinero-, venid; comprad y comed, venid y comprad vino y leche gratis, sin pagar.

2 ¿Por qué gastáis dinero en lo que no alimenta, y vuestra ganancia en lo que no sacia? Escuchadme bien y comeréis lo bueno, se deleitará vuestro paladar en manjares sustanciosos.

3 Inclinad vuestro oído y venid a mí, escuchadme y viviréis. Quiero sellar con vosotros una alianza eterna, las gracias permanentes de David.

4 Mira: testigo para los clanes lo hice, caudillo y soberano de los pueblos.

5 Mira: a gente que no conoces llamarás, y gentes que no te conocen correrán hacia ti por amor de Yahveh, tu Dios, del Santo de Israel, que te glorifica.

6 Buscad a Yahveh mientras se deja encontrar, invocadlo cuando está cerca.

7 Abandone el impío su camino, el hombre inicuo sus pensamientos, y vuelva a Yahveh, que se apiada de él, y a nuestro Dios, que perdona continuamente.

8 Pues mis pensamientos no son los vuestros, y vuestros caminos no son mis caminos -oráculo de Yahveh-.

9 Porque como el cielo es más alto que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos que vuestros pensamientos.

10 Como la lluvia y la nieve descienden de los cielos y no vuelven allá, sino que empapan la tierra, la fecundan y la hacen germinar, y dan semilla al sembrador y pan al que come

11 así es la palabra, que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que hace lo que yo deseo y consigue aquello para lo que la envío.

Y los dos versículos finales podrían representarse así:

A. 12. Porque, con alegría saldréis, y en paz seréis llevados. Los montes y las colinas romperán ante vosotros en cántico de júbilo, y todos los árboles del campo batirán palmas.

B. 13.en lugar de la crecerá el ciprés, en lugar de la ortiga crecerá el mirto. Será para renombre de Yhvh, para señal eterna que no será borrada.

Veamos ahora las secciones de este texto.

1°) La invitación al mundo a un banquete (1-3a)

¡Venid todos los sedientos, venid a la aguas, aunque no tengáis dinero, comprad y comed! ¡Venid, comprad sin dinero y sin pagar vino y leche!

Es el clamor a todo individuo para que detenga su camino y reconsidere la salvación que Dios desea para ser humano abierto a contemplar su amor y misericordia. Pero se debe destacar que, la invitación para “todos los sedientos” es para aquella/os que no han aplacado su sed por cisternas hechas por manos humanas. La oferta de Dios no requiere dinero, representa una gratuidad que restaura las posibilidades de vida.-

Se ofrecen tres clases de bebida:

  • Aguas: en plural. En el idioma hebreo, el plural expresa un grado superlativo. El agua es demasiado maravillosa para ser expresada en singular; además nos habla de abundancia, tanto las aguas de arriba como las de abajo.
  • Vino: Que simboliza alegría. En Proverbios 31,6 “Dad cidra al desfallecido y el vino al de ánimo amargado”. La vila es la imagen por excelencia para referirse a la relación de Dios con su pueblo (Cf. Is. 5,1-7).
  • Leche: Es esencial para el crecimiento y desarrollo del cuerpo humano, y la leche de la Palabra de Dios es necesaria para el crecimiento espiritual.

Is 55,1-3a puede ser leído como trasfondo de Jr 31,12-14, como oráculo de restauración en el que Dios, como dador de bienes, que a la vuelta a su tierra, les prodiga con creces. El dinero es visto como ídolo inútil, que ni salva ni quita el hambre. Comer bien es imagen de banquete en la Biblia, donde se plasman de forma ideal las relaciones entre Dios y los seres humanos, fue así a la salida de Egipto, la alianza del Sinaí e incluso en el ST con miras al banquete escatológico.

Se habla del salario o jornada como sinónimo de esforzarse en la búsqueda de lo que no vale la pena, lo cual se opone a la energía del Señor y donde la expresión “comer bien” no es otra cosa que asimilar el verdadero bien de Israel en el sentido de una alianza viva; eso permitirá deleitarse con manjares (Is 55,2) que es celebrar al Señor. La calidad de los manjares es insuperable y los invitados son los que carecen, el que suele tener hambre y sed.

2° La promesa de una alianza (3b-5)

Es la relectura de las promesas hechas al Rey David; promesas de misericordia a un Rey de Israel, que era visto como mensajero divino ante otros reyes. Esta promesa se extiende también “para vosotros”, lo que anteriormente constituyó un gesto hacia David, se extiende a toda la comunidad de los exiliados en Babilonia y al mundo, siendo Jerusalén símbolo de la restauración del pueblo en su tierra, con una esperanza mesiánica.

La única condición es escuchar, dar oídos a la palabra de Dios. Así, de una exhortación a poseer los bienes de la tierra, se pasa a una exhortación a dejar de lado todo lo que no es la voluntad del Señor, concluyendo con un llamado a interiorizar el pacto a fin de gozar una vida a plenitud. Con esta preparación se habla de “alianza perpetua”, expresión que se enfatiza en estos versículos, que se dirigen a todo el pueblo apoyados en la promesa a David. El texto acentúa lo económico, en que se trabaja y trabaja sin ninguna satisfacción.

Pero, no es un testimonio de fuerza militar semejante al davídico, caduco ya, sino el que echa raíces en la persona, porque no se acentúa el trono ni la dinastía. Los pueblos vendrán a Sión atraídos por el Santo de Israel y por la santidad de su pueblo en la fidelidad de la Alianza.

En este versículo 51 encontramos un quiasmo que profundiza el sentido del texto

Pueblo que no conocías                                  convocaras

Pueblo que no te conocía                                correrá por ti

3° Exhortación a buscar a Yhvh (6-9)

La Palabra de Dios nos señala su camino, y no es producto de la elaboración del ser humano, no es invención humana; sino producto de la revelación.- Por lo cual nada escapa a la previsión del Señor, y sus más incomprensibles designios tienen sentido.-

Is 55,6-9 es una invitación a la conversión y a buscar a Dios. Cinco veces aparecen las palabras “camino”2 y “planes” para oponer el del Señor a los de los seres humanos. Camino puede entenderse de dos formas: geográfico-espacial o metafóricamente como la dirección a una meta, que en este caso, implica que el pueblo transite por los caminos de Dios (cf. Ex 32,8). Pero, pareciera haber un antagonismo entre la cercanía de Yhvh y la lejanía del pueblo. En el vers. 8 hay otro quiasmo.

M is planes                                           vuestros planes

vuestros caminos                                 mis caminos

4° La eficacia de la Palabra de Dios (10-11)

Cuando se habla de la Palabra de Dios, debemos hacer énfasis en su exactitud, en su fidelidad, en su fiabilidad porque la salvación es revelación de Dios, y la Palabra de Dios fue aquí comparada con la lluvia que desciende del cielo y esta hace que la tierra produzca fruto de abundancia para el pueblo. La Palabra de Dios es también semilla, que conjuntamente con la lluvia germina; y si cae en tierra abonada (el corazón del hombre abierto a su Palabra) habrá frutos de amor, alabanza y salvación, que beneficiarán a todos.

Es la convicción de que nada escapa a los planes del Señor porque su palabra es tan eficaz que hace germinar la tierra, imágenes relevantes en un país como Israel que depende del renacimiento de la vegetación. La eficacia de la palabra divina se compara con la lluvia que baja del cielo y empapa la tierra; es su plan de salvación que no vuelve a Él sin cumplir su cometido.

La acción de la lluvia es enfatizada con 4 verbos: el saturar la tierra, fecundarla, germinarla y producir fruto para que el ser humano coma. Así mismo, la palabra de Dios es pan para el hambriento.

5° La descripción de un nuevo éxodo (12-13)

Estos versículos se refieren al regreso del exilio de Babilonia, para Jerusalén, aunque no se encuentre expresado en el texto. Esto nos hace pensar en un Dios Liberador, llevando a su pueblo por caminos de árboles que producen sombra como el ciprés y liberándolo de la esclavitud, descrita como la zarza y la ortiga

Is 55,12-13 evoca la partida de Babilonia y la vuelta a casa, aun cuando el texto no lo explicita. La nueva Jerusalén estará llena de hijos y reinará la alegría y hasta la naturaleza clama de gozo. Y el nombre de Dios será alabado por siempre como garantía de futuro.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

  • AA.VV., Comentario Bíblico Latinoamericano. Estella, España: Verbo Divino, 2009.
  • AA.VV., Antiguo Testamento Hebreo IV. Barcelona: Clíe, 2002.
  • CROATTO, Severino, Isaias II. Buenos Aires: Lumen, 1994.

Notas:

1 Este versículo es de difícil lectura, no se ve con claridad cuál es el pueblo que no lo conocía y si se trata del mismo pueblo que va a ser convocado.

2 704x en la Torah, 47 x en Isaías.

Funciona con Drupal

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer