Se encuentra usted aquí

¿Sabía Usted cuando nació la Semana Bíblica en Venezuela?

Semana de la Biblia 1955, Episcopado de Venezuela
Uno años antes del Concilio Vaticano II y de la "La Constitución Dei Verbum", el Episcopado Venezolano tuvo la inquietud y se propuso que todos los fieles tuvieran el más amplio acceso a la Sagrada Escritura.
En el lejano año de 1955 se reunió el Episcopado Venezolano para establecer "La Semana de la Santa Biblia", con el objeto de propagar y difundir más ampliamente el texto bíblico e incentivar su lectura. Es muy significativo que los obispos venezolanos, de entonces, se preocuparan para que llegara la Biblia a todos los hogares y pueblo en general y para eso enviaron una carta pastoral: “Carta Pastoral del Episcopado Venezolano con motivo de la Conferencia de 1955”.
En aquellos días fueron muchos venerables párrocos que se dispusieron a la egregia labor de difundir la Santa Biblia, aun antes de dicho decreto episcopal; contrariamente a la creencia popular de que los curas prohibían  que se leyera la Biblia.
Se podría dejar de hacer mención honorífica y presentar solo una pequeña muestra de pastores de las Parroquias San José y Santa Teresa de Caracas.
Ambas parroquias fueron centros de irradiación bíblica en nuestra Ciudad.
 
Una nueva época brotó con la decisión del Episcopado de establecer la “Semana de la Biblia”. Desde entonces todos los años se celebró y sumaron trece Semanas Bíblicas celebradas en Caracas hasta el año 1967. Dieron fe de ello las muchas miles de Biblias y Nuevos Testamentos distribuidos en charlas bíblicas, las celebraciones de la Palabra (antes de que el  Concilio las canonizara). Las exposiciones de una vasta propaganda crearon un ambiente bíblico que ha ayudado a que la siembra conciliar sea fecunda. Dos instituciones colaboraron ampliamente en ello "El Diario La Religión” y nuestra querida “Librería San Pablo", efectivamente la Sociedad de San Pablo había editado, en el 1955, diez mil ejemplares del Nuevo Testamento.
 
Todo esto dio  origen a que la Semana de la Biblia del “Año Cuatricentenario” de Caracas se cerró con la esperanzadora perspectiva de la gran edición de la “Bíblia cuatricentenaria” y del “Fondo Bíblico Popular” (de lo que hablaremos próximamente), cuya base principal fue la mencionada edición bíblica, que tuvo por un firme y noble propósito poner al alcance del pueblo la Sagrada Escritura, realizando el ideal anhelado por el Episcopado Nacional, en aquella época representado por los obispos Lucas Guillermo Castillo y su sucesor Rafael Arías Blanco, manifestado en la Conferencia de 1955: "Que la Sagrada Biblia  llegue a todos los hogares y el pueble en General".
 
(Cfr. Articulo de P. Juan Miguel Ganuza en “La Religión” del 4, marzo 1967).
 
 
Funciona con Drupal

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer