4 al 10 de octubre 2020
11 al 17 de octubre 2020
18 al 24 de octubre 2020
25 al 31 de octubre 2020
4 al 10 de octubre 2020

Los temas de los cuatro domingos de octubre tomados del Evangelista Mateo son los siguientes: el dueño de la viña y los trabajadores; – la boda del hijo del Rey; el impuesto al Cesar; el mandamiento más importante.

Los evangelios de las cuatro semanas son del Lucas a partir del capítulo 10,25-14,11. Los temas principales de las enseñanzas de Jesús son: la parábola del buen samaritano, la visita a Marta y María, la oración del Padre Nuestro, los espíritus malos, la lámpara, críticas a los fariseos, el rico insensato, confianza en Dios, las divisiones y la reconciliación, curación en sábado, parábolas del reino, el lugar de honor, curar en día sábado, el grano de mostaza, la puerta angosta, la ciudad de Jerusalem, puesto de honor, curar en sábado.


 

4 al 10 de octubre 2020

Vigésima sexta Semana del Tiempo Ordinario

 

 

Jesús, en su camino hacia Jerusalem, continúa con las enseñanzas a sus discípulos y reclamándoles un seguimiento fiel y pleno.

 

La primera lectura de la semana de Lucas se nos presenta el mandamiento supremo del amor a Dios y al prójimo y tiene como su cumbre la misericordia. En la lectura del martes Jesús se encuentra con sus amigas Marta y María, y el miércoles se nos ofrece la oración del Padre Nuestro. El jueves se presenta la bondad de nuestro Padre Celestial y el viernes Jesús nos habla de los demonios y Belzebú. Finalmente se cierra el sábado donde el Maestro llama bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios resaltando, indirectamente, la fe de su madre María.


 

Domingo 4 de octubre de 2020

Evangelio según Mateo 21,33-43

 

La viña es la heredad del Señor, el mismo pueblo de Israel. Tener una viña era una riqueza para la familia y representaba la bondad del Señor y la alegría de todos.

 

Escuchen este otro ejemplo: Había un propietario que plantó una viña. La rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar y levantó una torre para vigilarla. Después la alquiló a unos labradores y se marchó a un país lejano. Cuando llegó el tiempo de la vendimia, el dueño mandó a sus sirvientes que fueran donde aquellos labradores y cobraran su parte de la cosecha. Pero los labradores tomaron a los enviados, apalearon a uno, mataron a otro y a otro lo apedrearon.

El propietario volvió a enviar a otros servidores más numerosos que la primera vez, pero los trataron de la misma manera.

Por último envió a su hijo, pensando: “A mi hijo lo respetarán”. Pero los trabajadores, al ver al hijo, se dijeron: “Ese es el heredero. Lo matamos y así nos quedamos con su herencia”. Lo tomaron, pues, lo echaron fuera de la viña y lo mataron. Ahora bien, cuando venga el dueño de la viña, ¿qué hará con esos labradores?» Le contestaron: «Hará morir sin compasión a esa gente tan mala y arrendará la viña a otros labradores que le paguen a su debido tiempo.»

Jesús agregó: «¿No han leído cierta Escritura? Dice así: La piedra que los constructores desecharon llegó a ser la piedra angular; ésa fue la obra del Señor y nos dejó maravillados.

Ahora Yo les digo a ustedes: se les quitará el Reino de los Cielos, y será entregado a un pueblo que le hará producir sus frutos.»

Paso paralelos en los Evangelios según:  Mc 12,1-12. Lc 20,9-19.

 

 

Lunes 5 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 10,25-37

 

Los sacerdotes eran ministros especialmente designados para el culto, oficiando ante el altar, y ejecutores de ciertos ritos en nombre de la comunidad. Siendo mediadores entre el hombre y la divinidad, los sacerdotes constituían, por lo general, una casta.

Los levitas eran descendientes de la tribu de Leví y se dedicaban a la instrucción y a los servicios del Templo. Los sacerdotes y los levitas no les correspondían ningún territorio y vivían de los "diezmos".

 

Un maestro de la Ley, que quería ponerlo a prueba, se levantó y le dijo: «Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna?» Jesús le dijo: «¿Qué está escrito en la Escritura? ¿Qué lees en ella?»

El hombre contestó: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y amarás a tu prójimo como a ti mismo.» Jesús le dijo: «¡Excelente respuesta! Haz eso y vivirás.» El otro, que quería justificar su pregunta, replicó: «¿Y quién es mi prójimo?»

Jesús empezó a decir: «Bajaba un hombre por el camino de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos bandidos, que lo despojaron hasta de sus ropas, lo golpearon y se marcharon dejándolo medio muerto.

Por casualidad bajaba por ese camino un sacerdote; lo vio, dio un rodeo y siguió. Lo mismo hizo un levita que llegó a ese lugar: lo vio, dio un rodeo y pasó de largo.

Un samaritano también pasó por aquel camino y lo vio, pero éste se compadeció de él.

Se acercó, curó sus heridas con aceite y vino y se las vendó; después lo montó sobre el animal que traía, lo condujo a una posada y se encargó de cuidarlo. Al día siguiente sacó dos monedas y se las dio al posadero diciéndole: «Cuídalo, y si gastas más, yo te lo pagaré a mi vuelta.»

Jesús entonces le preguntó: «Según tu parecer, ¿cuál de estos tres se hizo el prójimo del hombre que cayó en manos de los salteadores?» El maestro de la Ley contestó: «El que se mostró compasivo con él.» Y Jesús le dijo: «Vete y haz tú lo mismo.»

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 22,34-40. Mc 12,28-31.

 

 

Martes 6 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 10,38-42

 

Marta significa dama, señora, fue la hermana de María y de Lázaro.

María viene del hebreo Miryam y su etimología no es clara. Se le atribuye varios significados, como: rebelde, apenada, amarga, bella, elevada, exaltada y posiblemente viene de la raíz egipcia mrí amar.

 

Siguiendo su camino, entraron en un pueblo, y una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María, que se sentó a los pies del Señor y se quedó escuchando su palabra. Mientras tanto Marta estaba absorbida por los muchos quehaceres de la casa. En cierto momento Marta se acercó a Jesús y le dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para atender? Dile que me ayude.»

Pero el Señor le respondió: «Marta, Marta, tú andas preocupada y te pierdes en mil cosas: una sola es necesaria. María ha elegido la mejor parte, que no le será quitada.»

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 6,33.  Jn 6,27.

 

 

 

Miércoles 7 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 11,1-4

 

El término orar incluye también las expresiones desear, decir, hablar, abrir su alma, alabar, glorificar, bendecir. Abarca todos los aspectos de la vida, y su fundamento es la relación del hombre con Dios.

 

Un día estaba Jesús orando en cierto lugar. Al terminar su oración, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.» Les dijo: «Cuando recen, digan:

Padre, santificado sea tu Nombre, venga tu Reino. Danos cada día el pan que nos corresponde. Perdónanos nuestros pecados, 4 porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe. Y no nos dejes caer en la tentación.»

Paso paralelo en el Evangelio según: Mt 6,9-13.

 

 

Jueves 8 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 11,5-13

 

El Padre del Cielo es el Dios supremo, creador y dador de vida. La cosmogonía hebrea colocaba al Señor o Yahveh por encima del séptimo cielo o de la totalidad del creado.

 

Les dijo también: «Supongan que uno de ustedes tiene un amigo y va a medianoche a su casa a decirle: “Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha llegado de viaje y no tengo nada que ofrecerle”. Y el otro le responde a usted desde adentro: «No me molestes; la puerta está cerrada y mis hijos y yo estamos ya acostados; no puedo levantarme a dártelos». Yo les digo: aunque el hombre no se levante para dárselo porque usted es amigo suyo, si usted se pone pesado, al final le dará todo lo que necesita.

Pues bien, yo les digo: Pidan y se les dará, busquen y hallarán, llamen a la puerta y les abrirán. Porque todo el que pide recibe, el que busca halla y al que llame a la puerta se le abrirá.

¿Habrá un padre entre todos ustedes que dé a su hijo una serpiente cuando le pide pan? Y si le pide un huevo, ¿le dará un escorpión? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del Cielo dará espíritu santo a los que se lo pidan!»

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 7,7-11. Jn 14,13-14.

 

 

Viernes 9 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 11,14-26

“Beelzebul” significa movimiento capaz de una acción universal que puede hacer fluir, fuera de la voluntad de Dios, a toda la humanidad.

Otro día Jesús estaba expulsando un demonio: se trataba de un hombre mudo. Apenas salió el demonio, el mudo empezó hablar y la gente se quedó admirada. Pero algunos de ellos dijeron: «Este echa a los demonios con el poder de Belzebú, jefe de los demonios.» Y otros, para ponerlo a prueba, le pedían una señal que viniera del cielo.

Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: «Una nación dividida corre a la ruina, y los partidos opuestos caen uno tras otro. Si Satanás también está dividido, ¿podrá mantenerse su reino? ¿Cómo se les ocurre decir que yo echo los demonios invocando a Belzebú? Si yo echo los demonios con la ayuda de Belzebú, los amigos de ustedes, ¿con ayuda de quién los echan? Ellos juzgarán lo que ustedes acaban de decir.

En cambio, si echo los demonios con el dedo de Dios, comprendan que el Reino de Dios ha llegado a ustedes. Cuando el Fuerte, bien armado, guarda su casa, todas sus cosas están seguras; pero si llega uno más fuerte y lo vence, le quitará las armas en que confiaba y distribuirá todo lo que tenía.

El que no está conmigo, está contra Mí; y el que no recoge conmigo, desparrama.

Cuando el espíritu malo sale del hombre, empieza a recorrer lugares áridos buscando un sitio donde descansar. Como no lo encuentra, se dice: Volveré a mi casa, de donde tuve que salir. Al llegar la encuentra bien barrida y todo en orden. Se va, entonces, y regresa con otros siete espíritus peores que él; entran y se quedan allí. De tal modo que la nueva condición de la persona es peor que la primera.»

Pasos paralelos en los  Evangelios según: Mt 12,22-30; 12,43-45. Mc 3,22-27; 8,11.

 

 

Sábado 10 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 11,27-28

 

El término palabra significa algunas veces discurso y también cosas, objeto, acontecimiento. La palabra no es sólo la expresión de un pensamiento o querer, sino la realidad misma que designa. Mas que un sonido es algo invisible pero real, como un hálito que sale junto con ella de la boca.

 

Mientras Jesús estaba hablando, una mujer levantó la voz de entre la multitud y le dijo: «¡Feliz la que te dio a luz y te crió!» Jesús replicó: «¡Felices, pues, los que escuchan la palabra de Dios y la observan!»

11 al 17 de octubre 2020

 

 

 

11 al 17 de octubre 2020

Vigésima octava Semana del tiempo ordinario

Vamos avanzando con el año litúrgico y la lectura del Evangelio de Mateo presenta el Reino de los Cielos semejante a la boda de su hijos y de los invitados.

Los siguientes días de la lectura continuada de Lucas se nos presenta a Jesús que reclama fe a la gente, y reprocha la sola observancia externa a la Ley, y recrimina a los fariseos para buscar honores y silenciar a los profetas. Por eso se concreta la determinación de los fariseos en contra de Jesús. Finalmente Jesús alerta a sus discípulos para que se cuiden de los fariseos y los animan a la fidelidad al nuevo camino del Reino de Dios.

 

 


Domingo 11 de octubre de 2020

Evangelio según Mateo 22,1-14

 

Entrar en el banquete del Reino es una necesidad para los que comprenden el plan de Dios y se esfuerzan para ser digno de pertenecer a Él.

 

Jesús siguió hablándoles por medio de parábolas: «Aprendan algo del Reino de los Cielos. Un rey preparaba las bodas de su hijo, por lo que mandó a sus servidores a llamar a los invitados a la fiesta. Pero éstos no quisieron venir.

De nuevo envió a otros servidores con orden de decir a los invitados: “He preparado un banquete, ya hice matar terneras y otros animales gordos y todo está a punto. Vengan, pues, a la fiesta de la boda”. Pero ellos no hicieron caso, sino que se fueron, unos a sus campos y otros a sus negocios. Los demás tomaron a los servidores del rey, los maltrataron y los mataron.

El rey se enojó y envió a sus tropas, que dieron muerte a aquellos asesinos e incendiaron su ciudad.

Después dijo a sus servidores: “El banquete de bodas sigue esperando, pero los que habían sido invitados no eran dignos. Vayan, pues, a las esquinas de las calles e inviten a la fiesta a todos los que encuentren”.

Los servidores salieron inmediatamente a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos, de modo que la sala se llenó de invitados.

Después entró el rey para conocer a los que estaban sentados a la mesa, y vio un hombre que no se había puesto el traje de fiesta.

Le dijo: “Amigo, ¿cómo es que has entrado sin traje de bodas?” El hombre se quedó callado.

Entonces el rey dijo a sus servidores: “Atenlo de pies y manos y échenlo a las tinieblas de fuera. Allí será el llorar y el rechinar de dientes”. Sepan que muchos son llamados, pero pocos son elegidos.»

 

Paso paralelo en el Evangelio según: Lc 14,16-24.

 

Lunes 12 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 11,29-32

 

Nínive (de nombre asirio 'Ninua') era una importante ciudad asiria, cercana a la actual Mosul en Irak. Es descrita en el Libro de Jonás como "ciudad grande sobremanera", se encuentra en la orilla oriental del Tigris, a lo largo del cual se extiende durante 50 kilómetros, con una anchura media de 20 kilómetros o más, desde el río hasta las colinas del este. Toda esta extensa área es ahora una inmensa zona de ruinas.

Situada en la confluencia entre el río Tigris y el Khosr, Nínive era un importante punto de paso de las rutas comerciales que cruzaban el Tigris. Ocupaba una posición central en las rutas entre el Mediterráneo y el Índico, uniendo así el Este y el Oeste, recibiendo influencias y riqueza de muchos lugares. Llegó a convertirse en una de las más grandes ciudades de la historia antigua.

 

Aumentaba la multitud por la gente que llegaba y Jesús empezó a decir: «La gente de este tiempo es gente mala. Piden una señal, pero no tendrán más señal que la señal de Jonás. Porque así como Jonás fue una señal para los habitantes de Nínive, de igual manera el Hijo del Hombre será una señal para esta generación. La reina del Sur resucitará en el día del Juicio junto con la gente de hoy y los acusará, porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí tienen ustedes mucho más que Salomón. Los habitantes de Nínive resucitarán en el día del Juicio junto con la gente de hoy y los acusarán, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí ustedes tienen mucho más que Jonás.

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 12,38-42. Jn 6,35.

 

 

Martes 13 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 11,37-41

 

La limosna, etimológicamente significa compasión, piedad, se utilizaba como un medio para restaurar la justicia que Dios quiere sobre la tierra.

 

Cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo lo invitó a comer a su casa. Entró y se sentó a la mesa. El fariseo entonces se extrañó al ver que Jesús no se había lavado las manos antes de ponerse a comer. El Señor le dijo: «Así son ustedes, los fariseos. Ustedes limpian por fuera las copas y platos, pero el interior de ustedes está lleno de rapiñas y perversidades. ¡Estúpidos! El que hizo lo exterior, ¿no hizo también lo interior? Pero, según ustedes, simplemente con dar limosnas todo queda purificado.

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt15,2; 23,25-26. Mc 7,2.5; 12,38-39.

 

 

Miércoles 14 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 11,42-46

 

El templo designa al edificio en su conjunto, donde habita la divinidad. También eran denominados lugares santos. El templo es el corazón de la vida de Israel. En él se ofrecían a diario holocaustos y el incienso que honraba la divinidad allí presente. Se oraba a una hora fija, tres veces al año, o al menos por la Pascua. Los israelitas debían subir al Templo en peregrinación, al menos una vez al año.

 

¡Pobres de ustedes, fariseos! Ustedes dan para el Templo la décima parte de todo, sin olvidar la menta, la ruda y las otras hierbas, pero descuidan la justicia y el amor a Dios. Esto es lo que tienen que practicar, sin dejar de hacer lo otro.

¡Pobres de ustedes, fariseos, que les gusta ocupar el primer puesto en las sinagogas y ser saludados en las plazas! ¡Pobres de ustedes!, porque son como esas tumbas que apenas se notan: uno no se da cuenta sino cuando ya las ha pisado.»

Un maestro de la Ley tomó entonces la palabra y dijo: «Maestro, al hablar así nos ofendes también a nosotros.»

El contestó: «¡Pobres de ustedes también, maestros de la Ley, porque imponen a los demás cargas insoportables, y ustedes ni siquiera mueven un dedo para ayudarles!

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 23,6-7.23.27. Mc 12,38-39.

 

 

Jueves 15 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 11,47-54

Los maestros de la ley hacían parte del grupo de los letrados, son aquellos que estaban al frente, y que enseñaban los mandatos de la Ley.

¡Pobres de ustedes, que construyen monumentos a los profetas! ¿Quién los mató sino los padres de ustedes? Así, pues, ustedes reconocen lo que hicieron sus padres, pero siguen en lo mismo: ellos se deshicieron de los profetas, y ustedes ahora pueden construir.

La Sabiduría de Dios dice también: Yo les voy a enviar profetas y apóstoles, pero esta gente matarán a unos y perseguirán a otros. Por eso, a esta generación se le pedirá cuentas de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo: desde la sangre de Abel, hasta la de Zacarías, que fue asesinado entre el altar y el Santuario. Sí, Yo se lo aseguro: la generación presente es la que tendrá que responder.

¡Pobres de ustedes, maestros de la Ley, que se adueñaron de la llave del saber! Ustedes mismos no entraron, y cerraron el paso a los que estaban entrando.

Cuando salió de allí, los maestros de la Ley y los fariseos comenzaron a hostigarlo muy duramente. Le pedían su parecer sobre un montón de cosas y le ponían trampas para sorprenderlo en alguna de sus respuestas.

Pasos paralelos en el Evangelio según: Mt 23,29-31.34-36.

 

 

Viernes 16 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 12,1-7

 

Los fariseos tenían como fundamento la practica asidua de los comentarios de la Torah y, sus observancias de las prescripciones rituales de la Ley, los apartaban de la población y eran considerados los “observantes”. Jesús los condena por presumir y cumplir con las prescripciones externas y no con los contenidos esenciales.

 

Entre tanto se habían reunido miles y miles de personas, hasta el punto de que se aplastaban unos a otros. Entonces Jesús se puso a decir, especialmente para sus discípulos: «Cuídense de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Nada hay tan oculto que no haya de ser descubierto o tan escondido que no haya de ser conocido. Por el contrario, todo lo que hayan dicho en la oscuridad será oído a la luz del día, y lo que hayan dicho al oído en las habitaciones será proclamado desde las azoteas.

Yo les digo a ustedes, amigos míos: No teman a los que matan el cuerpo y después ya no pueden hacer nada más. Yo les voy a mostrar a quién deben temer: Teman a Aquel que, después de quitarle a uno la vida, tiene poder para echarlo al infierno. Créanme que es a ése a quien deben temer. ¿No se venden cinco pajaritos por dos monedas? Pues bien, delante de Dios ninguno de ellos ha sido olvidado. Incluso los cabellos de ustedes están contados. No teman, pues ustedes valen más que un sinnúmero de pajarillos

 

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 8,15; 4,22.  Mt 16,6.12; 10,26-27.30-31.

 

 

Sábado 17 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 12,8-12

Espíritu significa aliento, viento, soplo. Posiblemente en su origen significaba aire, atmósfera, el espacio entre el cielo y la tierra. El Espíritu es la fuerza vital en el universo. La respiración es la señal de la vida y se considera como el principio de la misma

Yo les digo: Si uno se pone de Mí parte delante de los hombres, también el Hijo del Hombre se pondrá de su parte delante de los ángeles de Dios; pero el que me niegue delante de los hombres, será también negado él delante de los ángeles de Dios.

Para el que critique al Hijo del Hombre habrá perdón, pero no habrá perdón para el que calumnie al Espíritu Santo.

Cuando los lleven ante las sinagogas, los jueces y las autoridades, no se preocupen de cómo se van a defender o qué van a decir; llegada la hora, el Espíritu Santo les enseñará lo que tengan que decir.»

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 3,29; 8,38. Mt 10,17-20; 12,32-33.

 

 

 

18 al 24 de octubre 2020

18 al 24 de octubre 2020

Vigésima NOVENA Semana del tiempo ordinario

 

 

Jesús no vino para liberar a los israelitas del Imperio Romano sino de la situación de profunda injusticia que vivía el pueblo llano. Mateo hace memoria de los fariseos como maestros del pueblo pero, al mismo tiempo, celosos de sus enseñanzas.

 

Las lecturas de Lucas, de los seis días siguientes, nos presentan el verdadero tesoro, la vigilancia llena de fe y de esperanza. El amor de Dios es exclusivo y genera divisiones, hasta entre los seres queridos. Se nos anima a ver los acontecimientos con los ojos de quienes creen así como sabemos predecir la lluvia y el sol. En el Evangelio del sábado Jesús nos reclama para que demos frutos, para ser dignos del Reino de Dios.


Domingo 18 de octubre de 2020

Evangelio según Mateo 22,15-21

 

Lo que querían los fariseos, muy estimados por el pueblo, pero también amigos del poder del cual algunos de ellos dependían económicamente, descalificar a Jesús y poderlo llevar a Juicio.

 

Los fariseos se movieron para ver juntos el modo de atrapar a Jesús en sus propias palabras. Le enviaron, pues, discípulos suyos junto con algunos partidarios de Herodes a decirle: «Maestro, sabemos que eres honrado y que enseñas con sinceridad el camino de Dios. No te preocupas por quién te escucha, ni te dejas influenciar por nadie. Danos, pues, tu parecer: ¿Está contra la Ley pagar el impuesto al César? ¿Debemos pagarlo o no?»

Jesús se dio cuenta de sus malas intenciones y les contestó: «¡Hipócritas! ¿Por qué me ponen trampas? Muéstrenme la moneda que se les cobra.» Y ellos le mostraron un denario.

Entonces Jesús preguntó: «¿De quién es esta cara y el nombre que lleva escrito?» Contestaron: «Del César.»

 Jesús les replicó: «Devuelvan, pues, al César las cosas del César, y a Dios lo que corresponde a Dios.»

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 12,13-17. Lc 20,20-26.

.

 

 

Lunes 19 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 12,13-21

 

Alma, que en hebreo se expresa con el vocablo nefeš, se relaciona con soplo y respiración o exhalar. Es el principio de vida, el aliento vital.

 

Uno de entre la gente pidió a Jesús: «Maestro, dile a mi hermano que me dé mi parte de la herencia.» Le contestó: «Amigo, ¿quién me ha nombrado juez o partidor de herencias?» Después dijo a la gente: «Eviten con gran cuidado toda clase de codicia, porque aunque uno lo tenga todo, no son sus posesiones las que le dan vida.»

A continuación les propuso este ejemplo: «Había un hombre rico, al que sus campos le habían producido mucho. Pensaba: ¿Qué voy a hacer? No tengo dónde guardar mis cosechas. Y se dijo: Haré lo siguiente: echaré abajo mis graneros y construiré otros más grandes; allí amontonaré todo mi trigo, todas mis reservas. Entonces yo conmigo hablaré: Alma mía, tienes aquí muchas cosas guardadas para muchos años: descansa, come, bebe, pásalo bien.» Pero Dios le dijo: “¡Pobre loco! Esta misma noche te van a reclamar tu alma. ¿Quién se quedará con lo que has preparado?”

Esto vale para toda persona que amontona para sí misma en vez de acumular para Dios.»

Paso paralelo en el Evangelio según: Mt 6,19-21.

 

 

Martes 20 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 12,35-38

 

La ropa de trabajo y la lámpara encendida indica la actitud vigilante, la acción constante de toda la vida, sin parar, en espera de la llegada del Señor.

 

Tengan puesta la ropa de trabajo y sus lámparas encendidas. Sean como personas que esperan que su patrón regrese de la boda para abrirle apenas llegue y golpee a la puerta. Felices los sirvientes a los que el patrón encuentre velando a su llegada. Yo les aseguro que él mismo se pondrá el delantal, los hará sentar a la mesa y los servirá uno por uno. Y si es la medianoche o la madrugada cuando llega y los encuentra así, ¡felices esos sirvientes!

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 13,35; Mt 25,1-13.  Jn 13,4-5.

 

 

Miércoles 21 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 12,39-48

 

El regreso del Hijo del Hombre, o sea del ser humano por excelencia que representa el mismo Cristo Jesús, se da en la hora que él determina y no cuando nosotros podemos determinar. Solo una actitud de fe y esperanza nos permite vivir a plenitud el don de la vida

 

Si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, ustedes entienden que se mantendría despierto y no le dejaría romper el muro. Estén también ustedes preparados, porque el Hijo del Hombre llegará a la hora que menos esperan.»

Pedro preguntó: «Señor, esta parábola que has contado, ¿es sólo para nosotros o es para todos?» El Señor contestó: «Imagínense a un administrador digno de confianza y capaz. Su señor lo ha puesto al frente de sus sirvientes y es él quien les repartirá a su debido tiempo la ración de trigo. Afortunado ese servidor si al llegar su señor lo encuentra cumpliendo su deber. En verdad les digo que le encomendará el cuidado de todo lo que tiene.

Pero puede ser que el administrador piense: «Mi patrón llegará tarde». Si entonces empieza a maltratar a los sirvientes y sirvientas, a comer, a beber y a emborracharse, llegará su patrón el día en que menos lo espera y a la hora menos pensada, le quitará su cargo y lo enviará con los desleales.

Este servidor conocía la voluntad de su patrón; si no ha cumplido las órdenes de su patrón y no ha preparado nada, recibirá un severo castigo. Y si otro servidor hizo sin saber algo que merece azotes, recibirá menos golpes.

Al que se le ha dado mucho, se le exigirá mucho; y cuanto más se le haya confiado, tanto más se le pedirá cuentas.

Pasos paralelos en el Evangelio según: Mt 24,43-51.

 

 

Jueves 22 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 12,49-53

 

El “traer divisiones” entre nosotros es la consecuencia del camino trascendental que nos indica Jesús. Un camino que contrasta con una vida cómoda, sin aspiraciones espirituales que es una vida más parecida a la animalidad que a la humanidad. Es la lucha constante para entrar en el plan de Dios.

 

He venido a traer fuego a la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera ardiendo! Pero también he de recibir un bautismo y ¡qué angustia siento hasta que no se haya cumplido!

¿Creen ustedes que he venido para establecer la paz en la tierra? Les digo que no; más bien he venido a traer división. Pues de ahora en adelante hasta en una casa de cinco personas habrá división: tres contra dos y dos contra tres.

El padre estará contra del hijo y el hijo contra el padre; la madre contra la hija y la hija contra la madre; la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.»

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 3,11; 10,34-36. Mc 10,38.

 

 

Viernes 23 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 12,54-59

 

Jesús reclama el desconocimiento de la verdadera vida, de la justicia y la verdad. El maestro reclama la incapacidad de tomar una posición hacia lo importante, hacia los verdaderos valores.

 

También decía Jesús a la gente: «Cuando ustedes ven una nube que se levanta por el poniente, inmediatamente dicen: “Va a llover”, y así sucede. Y cuando sopla el viento sur, dicen: “Hará calor”, y así sucede. ¡Gente superficial! Si ustedes saben interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo es que no comprenden el tiempo presente?

¿Cómo no son capaces de juzgar por ustedes mismos lo que es justo? Mientras vas donde las autoridades con tu adversario, aprovecha la caminata para reconciliarte con él, no sea que te arrastre ante el juez y el juez te entregue al carcelero, y el carcelero te encierre en la cárcel. Yo te aseguro que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último centavo.

Pasos paralelos en el Evangelio: Mt 16,2-3; 5,25-26.

 

 

Sábado 24 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 13,1-9

 

Siloé es una piscina situada intramuros al sureste de Jerusalén. Recogía las aguas de las fuentes de Guijón a través de un canal escavado en la roca del Valle de Cedrón.

 

En ese momento algunos le contaron a Jesús una matanza de galileos. Pilato los había hecho matar en el Templo, mezclando su sangre con la sangre de sus sacrificios.

Jesús les replicó: «¿Creen ustedes que esos galileos eran más pecadores que los demás porque corrieron semejante suerte? Yo les digo que no. Y si ustedes no renuncian a sus caminos, perecerán del mismo modo. Y aquellas dieciocho personas que quedaron aplastadas cuando la torre de Siloé se derrumbó, ¿creen ustedes que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Yo les aseguro que no. Y si ustedes no renuncian a sus caminos, todos perecerán de igual modo.»

Jesús continuó con esta comparación: «Un hombre tenía una higuera que crecía en medio de su viña. Fue a buscar higos, pero no los halló. Dijo entonces al viñador: “Mira, hace tres años que vengo a buscar higos a esta higuera, pero nunca encuentro nada. Córtala. ¿Para qué está consumiendo la tierra inútilmente?” El viñador contestó: “Señor, déjala un año más y mientras tanto cavaré alrededor y le echaré abono. Puede ser que así dé fruto en adelante y, si no, la cortas.”

Paso paralelo en el Evangelio según: Mt 21,18-20.

25 al 31 de octubre 2020

25 al 31 de octubre 2020

trigésima Semana del tiempo ordinario

 

 

El evangelista Mateo nos presenta la respuesta de Jesús a los fariseos sobre el mandamiento mayor, que nada fácil era contestar por la asimilación total, sin distinción de importancia de toda la Ley y los profetas.

El día lunes continúa la lectura de Lucas con la recuperación de la dignidad de la mujer encorvada, y siguen las semblanzas del Reino de los Cielos. El miércoles se representa la salvación como una puerta estrecha, entre dificultades. El jueves se narra la persecución de Herodes en contra de Jesús indica que el Reino de los Cielos es de los esforzados, y nuevamente que el Amor va más allá de la Ley y de nada sirve aparentar sin cumplir con la vida.

 

 


 

 

 

Domingo 25 de octubre de 2020

Evangelio según Mateo 22,34-40

 

El maestro en Ley no era un simple rabino sino un experto en todas las leyes considerado para todos como el maestro por excelencia.

 

Cuando los fariseos supieron que Jesús había hecho callar a los saduceos, se juntaron en torno a Él. Uno de ellos, que era maestro de la Ley, trató de ponerlo a prueba con esta pregunta: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la Ley?».

Jesús le dijo: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el gran mandamiento, el primero.

Pero hay otro muy parecido: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la Ley y los Profetas se fundamentan en estos dos mandamientos.»

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mc 12,28-31. Lc 10,25-28. Jn 13,34-35s.

 

Lunes 26 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 13,10-17

 

El número “dieciocho años” es simbólico para indicar un ciclo completo de vida humana, una generación, porque a los dieciocho años se acostumbraba tener el primer hijo. La mujer encorvada representa una nueva vida, la libertad en Cristo.

 

Un sábado Jesús estaba enseñando en una sinagoga. Había allí una mujer que desde hacía dieciocho años estaba poseída por un espíritu que la tenía enferma, y estaba tan encorvada que no podía enderezarse de ninguna manera. Jesús la vio y la llamó. Luego le dijo: «Mujer, quedas libre de tu mal». Y le impuso las manos. Al instante se enderezó y se puso a alabar a Dios.

Pero el presidente de la sinagoga se enojó porque Jesús había hecho esta curación en día sábado, y dijo a la gente: «Hay seis días en los que se puede trabajar; vengan, pues, en esos días para que los sanen, pero no en día sábado.»

El Señor le replicó: «¡Ustedes son unos falsos! ¿Acaso no desatan del pesebre a su buey o a su burro en día sábado para llevarlo a la fuente? Esta es hija de Abraham, y Satanás la mantenía atada desde hace dieciocho años; ¿no se la debía desatar precisamente en día sábado?»

Mientras Jesús hablaba, sus adversarios se sentían avergonzados; en cambio la gente se alegraba por las muchas maravillas que le veían hacer.

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 8,29;12,11.  Lc 14,5.

 

Martes 27 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 13,18-21

 

“La levadura” tiene una función de fermentar a toda la masa y permitir su transformación. Indica también contaminación en cuanto corrompe los elementos naturales que la componen acelerando su destrucción. Tiene el sentido de la desintegración del ser humano para construir un nuevo ser según el corazón de Dios.

 

Jesús continuó diciendo: «¿Con qué puedo comparar el Reino de Dios? ¿Con qué ejemplo podría ilustrarlo? Es semejante a un grano de mostaza que un hombre tomó y sembró en su jardín. Creció y se convirtió en un arbusto y los pájaros del cielo se refugiaron en sus ramas.»

Y dijo otra vez: «¿Con qué ejemplo podría ilustrar el Reino de Dios? Es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina hasta que fermentó toda la masa.»

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 13,31-33. Mc 4,30-32.

 

Miércoles 28 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 13,22-30

 

Jesús, en esta parábola, parece decirnos que no es importante pertenecer a la religión que consideramos verdadera, donde nos consideramos amigos del Jesús que nació hijo de Dios y murió para salvarnos, sino lo importante es haber cumplido con el plan que Yahvé-Elohim ha establecido desde la Creación.

 

Jesús iba enseñando por ciudades y pueblos mientras se dirigía a Jerusalén. Alguien le preguntó: «Señor, ¿es verdad que son pocos los que se salvarán?»

Jesús respondió: «Esfuércense por entrar por la puerta angosta, porque Yo les digo que muchos tratarán de entrar y no lo lograrán. Si a ustedes les ha tocado estar fuera cuando el dueño de casa se levante y cierre la puerta, entonces se pondrán a golpearla y a gritar: ¡Señor, ábrenos! Pero les contestará: No sé de dónde son ustedes. Entonces comenzarán a decir: Nosotros hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas. Pero Él les dirá de nuevo: No sé de dónde son ustedes. ¡Aléjense de Mí todos los malhechores! Habrá llanto y rechinar de dientes cuando vean a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, y ustedes, en cambio, sean echados fuera. Gente del Oriente y del Poniente, del Norte y del Sur, vendrán a sentarse a la mesa en el Reino de Dios.

¡Qué sorpresa! Unos que estaban entre los últimos son ahora primeros, mientras que los primeros han pasado a ser últimos.»

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 7,13-14.22-23; 25,10-12. Mc 10,31.

 

Jueves 29 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 13,-31-35

 

Jesús se considera un profeta en su sentido más completo: un conocedor de la realidad de su pueblo con un profundo sentir de su misión y del plan de Dios.

 

En ese momento unos fariseos llegaron para avisarle: «Márchate de aquí, porque Herodes quiere matarte.» Jesús les contestó: «Vayan a decir a ese zorro: Hoy y mañana expulso demonios y realizo curaciones, y al tercer día llegaré a mi término.

Pero tengo que seguir mi camino hoy, mañana y pasado mañana, porque no es correcto que un profeta sea asesinado fuera de Jerusalén.

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos como la gallina reúne a sus polluelos debajo de sus alas, y tú no has querido!

Por eso, ustedes se quedarán con su templo! Pues, se lo digo: no me volverán a ver hasta que llegue el tiempo en que ustedes digan: «¡Bendito sea el que viene en Nombre del Señor!»

Pasos paralelos en el Evangelio según: Mt 23,37-39; 19,41-44.

 

Viernes 30 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 14,1-6

 

Paro los fariseos la ley de la observancia del sábado era inviolable pero les permitía salvar lo que les proporcionaba los recursos para su sustento como era un buey o un asno. Jesús quiso recuperar la esencia de la ley que era la vida humana en toda sus expresiones que a menudo era olvidada.

 

Un sábado Jesús fue a comer a la casa de uno de los fariseos más importantes, y ellos lo observaban.

Por casualidad había delante de Él un hombre que sufría de hinchazón. Jesús preguntó a los maestros de la Ley y a los fariseos: «¿Está permitido por la Ley curar en día sábado o no?» Pero ninguno respondió. Jesús entonces se acercó al enfermo, lo curó y lo despidió. Después les dijo: «Si a uno de ustedes se le cae su burro o su buey en un pozo en día sábado, ¿acaso no va en seguida a sacarlo?» Y no pudieron contestarle.

 

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 8,3; 12,11; 23,12. Lc 13,15. Mc 3,4.

 

Sábado 31 de octubre de 2020

Evangelio según Lucas 14,1.7-11

 

El “comer en la casa” era un honor que se concedía solamente a los amigos. Esto indica que, no obstante los orígenes humildes Jesús, él había adquirido autoridad y era estimado también por la gente de poder y por los mismos maestros del pueblo.

 

Un sábado Jesús fue a comer a la casa de uno de los fariseos más importantes, y ellos lo observaban.

Jesús notó que los invitados trataban de ocupar los puestos de honor, por lo que les dio esta lección: «Cuando alguien te invite a un banquete de bodas, no escojas el mejor lugar. Puede ocurrir que haya sido invitado otro más importante que tú, y el que los invitó a los dos venga y te diga: Deja tu lugar a esta persona. Y con gran vergüenza tendrás que ir a ocupar el último lugar.

Al contrario, cuando te inviten, ponte en el último lugar y así, cuando llegue el que te invitó, te dirá: Amigo, ven más arriba. Esto será un gran honor para ti ante los demás invitados. Porque el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado.»

Pasos paralelos en los Evangelios según: Mt 12,11. Mc 3,4. Lc 13,15.