Toda persona es como hierba

y toda su gloria como flor de hierba;

se seca la hierba y cae la flor,

pero la Palabra de Dios permanece firme para siempre. Is 40,6-9

Nosotros como pueblo de Dios que peregrina en América Latina y el Caribe, estamos atravesando circunstancias difíciles. Más allá de “vivir en una sociedad colmada de ídolos de muerte, violencia y opresión”[1], estamos ahora, en medio de una pandemia que como caballo de Troya llegó para cambiar nuestras vidas en forma radical, causando gran incertidumbre sobre el futuro.

Tener una lectura negativa en estos momentos es común, incluso entre creyentes, proyectando una imagen de Dios que no corresponde al Dios de Jesús, un Jesús misericordia que le duele todo lo que estamos viviendo a nivel global.

Hablar de esperanza es difícil, son momentos donde el porvenir no se presenta como un tiempo de luz, y se hace imposible evitar el impacto económico en los días por venir, evocando una sensación de impotencia permanente. Al final, cada quien deberá preguntarse sobre su papel en la reconfiguración de la sociedad ante el llamado a una profunda conversión, que no nos impida levantarnos de las pérdidas o asumir actitudes pasivas ante las situaciones de injusticias, violencia y desigualdades que ya estaban antes de la pandemia naturalizadas en nosotros.

Nos hemos quedado en casa acatando las medidas sanitarias con gran incertidumbre: no sabemos cuánto tiempo durará el encierro y la desinformación. ¿Cómo actuar? ¿Qué podemos ofrecer? La palabra clave es resiliencia, que nos permite tener la capacidad  para resistir y sobreponernos a momentos críticos y proyectarnos a un cambio de paradigmas con la seguridad que el mundo que dejemos tras la pandemia va a ser diferente al que asumiremos. Abrogarlo supone como creyentes, un camino comprometido de fe y esperanza enraizada en la Palabra de Dios presente en la Biblia.

Reflexionar sobre la Biblia  en estos momentos es discernir sobre la centralidad de la Palabra de Dios en la existencia personal y comunitaria, no en vano, como bien expresa su Santidad Emérito Benedicto XVI: “encontrarse con Cristo exige el conocimiento profundo y vivencial de la Palabra de Dios[2]”.

Es allí cuando comenzamos a ver frutos de esperanza porque en nuestro continente se ha impulsado con entusiasmo un itinerario de escucha, acogida y anuncio de la Palabra, que aprovecha la sed de esa Palabra de Dios que ha suscitado esta crisis.

Si Jesús se valió de las parábolas para llegarle a la gente, aprovechar las oportunidades que nos ofrece la web, ha sido una extraordinaria ocasión para acercar las comunidades del continente e intercambiar experiencias que nos han ayudado a comprender nuestra realidad como una continuación de la historia de salvación y que ha inspirado la lucha desde las comunidades populares, desde la experiencia de desplazados y marginados; desde las comunidades como sujeto, utilizando las novedosas herramientas pedagógicas que ofrece la web.

Así, desde México hasta Argentina se han multiplicado iniciativas haciendo eco a la inquietud de Aparecida como un desafío a nuestras iglesias locales y a los templos cerrados, propiciando una trayectoria en crecimiento de la ABP, tratando de promover, desde una perspectiva profética, la transformación social, en medio de este cambio de época.

Se han apoyado mutuamente procesos de conversión pastoral de las iglesias locales, que conduzcan a planes orgánicos de pastoral desde la perspectiva de la comunión y la sinodalidad; papel en el que ha colaborado la FebicLac, a través de sus coordinaciones regional y zonal.

Muchos han sido los frutos: ofertas académicas, charlas, simposios, congresos, cursos cortos, ponencias, diplomados que, favorecidos por el uso de internet han podido acompañar espiritualmente a las comunidades, llegando no sólo a quienes siguen el Evangelio y van a los templos, sino también a quienes no creen pero, también necesitados hoy de una palabra que conforte.

Mención especial merece el P. Erick Obaldía, panameño y coordinador Zonal de Centro América y México por la labor extraordinaria que ha realizado, llevando la Biblia a comunidades campesinas e indígenas, a la vez que, incorporando otros países de Centro América  para consolidar equipos de ABP. O, Mons. William John-Lewis, Coordinador de las Antillas, que ha revitalizado las comunidades de habla inglesa, fomentando vínculos con las comunidades español-parlantes.

En países grandes como México y Brasil se han fortalecido con distintas e innumerables ofertas de formación bíblica las comunidades, favoreciendo el diálogo interdisciplinario con otros ámbitos eclesiales y socio culturales.

En Perú y Bolivia, el acercamiento a los grupos indígenas con textos en los idiomas vernáculos, han permitido implementar procesos formativos para discípulos misioneros en las comunidades. Al mismo tiempo hay centros académicos que cubren las necesidades de quienes quieren profundizar desde el laicado y dar razón de su fe en el mundo secularizado de hoy. Podemos agregar a Paraguay donde la Biblia se imparte en español y en guaraní.

En el Cono Sur se realiza un trabajo intenso desde la Biblia, donde cabe destacar la labor de la Asociación bíblica Argentina que ha agrupado a todas las instituciones que trabajan la Escritura y, tanto en Argentina como en Chile y Uruguay hay programas desde la Arquidiócesis y desde institutos autónomos para formar a distintos niveles.

En Colombia, país muy activo en ABP, vamos a encontrar iniciativas institucionales y personales para ofrecer los comentarios diarios del Evangelio o, la difusión de la práctica de la lectura orante a través de la plataforma “Lectionautas”. A la vez que, las facultades de teología de diversas universidades del país han multiplicado los diplomados, seminarios, maestrías y especializaciones a fin de alcanzar mayor proyección entre los creyentes; en esta labor ha jugado también un papel importante el Cebitepal como escuela bíblica.

No podemos dejar de lado a Ecuador, donde el Centro bíblico conducido por los verbitas y el P. Lauren Fernández, lleva la palabra, propiciando cursos anuales donde reúnen a todas las diócesis del país con un texto común que será el desarrollado durante un año en los distintos sectores. A la vez ofrecen cursos cortos con biblistas renombrados cada año en el mes de agosto. Es también conocida la gran cantidad de subsidios que elaboran inspirados  y adaptados a las realidades pastorales.

De estos subsidios también se hacen eco también todas las conferencias episcopales y escuelas bíblicas de América que ofrecen innumerables aportes en materiales a ser distribuidos vía internet, dados los altos costos de impresión y que permiten a las diversas comunidades tener materiales adecuados a sus distintos ámbitos; así como iniciativas de subsidios para favorecer el mes de la Biblia.

Dejamos de último a Venezuela, donde existen escuelas a distintos niveles de profundización, que van desde la Universidad, Seminarios y Sobicain a cursos en parroquias, grupos e iglesias particulares diversas, favoreciendo una lectura ecuménica y contextualizada a la realidad venezolana.

Ahora, teniendo presente que la Biblia es mediación para el encuentro con la persona de Jesús y que la Palabra de Dios contenida en la Escritura está llamada a ser el alma de toda pastoral continental es necesario profundizar esta vía.

El pueblo de Dios lee la Biblia para discernir la presencia y revelación de Dios hoy en su propio mundo y para expresar cómo es Dios y cuál es hoy su Palabra. La Biblia, de esta manera, es utilizada como criterio de discernimiento y como medio de comunicación de la presencia y Revelación de Dios hoy, su mensaje, su voluntad, su proyecto. Para ello hay que tomar la Biblia entre las manos.

Estamos ante un verdadero kairos, un tiempo de comunión con la Palabra que nos debe llevar a acciones colectivas e intercambios de experiencias, a leer los signos de este tiempo, a fin de que la Sagrada Escritura sea la fuente de donde manen los proyectos de nuestros pueblos.

Asumamos ese protagonismo y no tengamos miedo; vamos avanzando en su búsqueda y abriendo caminos con la fuerza del Espíritu del Señor, que el resto de la Iglesia irá asumiendo con el tiempo. Se hace camino al andar.

                                                                                  Rebeca Cabrera

Como un anexo a esta exposición, les ofrezco parte del trabajo hecho en nuestra América, algunos proyectos ya realizados, otros por hacerse y que les ofrece la oportunidad de participar en ellos.

Programas de estudio:

Diplomado Bíblico Teológico de profundización basado en el caminar de las comunidades cristianas primitivas durante los siglos I-II (México,3-7/agosto).

Cursos virtuales sincrónicos de Sagrada Escritura (Centro Bíblico Pastoral María de Magdala, Bogotá).

Seminario de Profundización: “Las parábolas de Jesús como recurso pedagógico en el anuncio del Reino de Dios” (Unicatólica, Cali 27julio- 15/agosto).

Diplomado bíblico-pastoral, Salta, Argentina (18 meses)

Diplomado en Sagrada Escritura orientado a la ABP, Escuela Universitaria de Teología, Mar del Plata (2 años)

            Seminario: Interpretación bíblica, Inculturación y actualización, Como interpretar principios y criterios, La espiritualidad y la animación bíblica. Universidad Pontificia de México (3-7 agosto)

Diplomado “Animación bíblica de la pastoral”. Cebitepal (16 jun-10 jul)-

Mariología, sanpablo.com,ve (20 mayo-20 junio), Caracas

Diplomado en Sagrada Escritura, Sobicain, Caracas (un año)

Maestría en Biblia y saberes, Sobicain, Caracas (tres años)

Diplomado en Biblia y Pastoral, Sobicain, Caracas (4 cuatrimestres)

Estudios de profundización bíblica, Sobicain, caracas (4 años)

Idiomas bíblicos: griego koiné y hebreo, Sobicain, Caracas (tres semestres)

Cursos  y talleres de formación

Curso pastoral de estudios bíblicos junio-noviembre por el Arzobispado de Santiago (Santiago de Chile)

Cursos de Animación bíblica (Centro bíblico Nuestra Sra de Sion, Paulinas, Sao Paulo)

Vivencias y expresiones, experimentando nuevos aerópagos digitales de la ABP (Paraguay)

Cursos ABP Arquidiócesis de Salta

Cursos ABP Arquidiócesis de Cúcuta

Curso on-line: Espiritualidad y mística de la Sagrada Escritura. Desde México (29 agosto, 5,12 y 19 septiembre)

Cursos bíblicos: La Biblia en tu casa: “Proclamar la Palabra” (para capacitar lectores de la Palabra) y, “Dios en la vida y la historia de la humanidad”. Rectoría de la Diócesis de Azcapotzalco, México (16, 23,30 agosto, 6,13 septiembre).

Curso “Mujeres en la vida de Jesús de Nazaret”. Mariología, 6 semanas vía zoom, comenzando el 30 julio. Rectoría de la Diócesis de Azcapotzalco.

“Cómo afrontar la crisis desde la perspectiva bíblica” P. Eric Obaldía, 25 julio, Panamá.

“Palabra de Dios y crisis”. Eric Obaldía, 28 julio, Panamá

Cursos virtuales diversos sobre la Palabra de Dios, Centro bíblico san Pablo, Lima

Curso Apocalipsis. P. Jorge Bustamante, Colombia por you tube , dos semanas mayo.

Formación bíblica con los Aymara. Mons. Ciro Quispe. Perú

Biblia y espiritualidad: La época de oro de la Patrística”, (13 junio) Centro Bíblico Pastoral María de Magdala, Bogotá.

Discernimiento en la Biblia, Fidel Oñoro (3.7 agosto), Quito

Una luz para la vida y la ecología (17-21 agosto) con estos cursos: Tecnología para la fe en educación, Biblia, religión y catequesis. Creación, paraíso y pecado. Jesús, educador y catequista. Evangelio en tiempos de pandemia. Centro bíblico Quito, Ecuador.

Biblia en pandemia (10-14 agosto). Centro Bíblico Quito, Ecuador.

La infancia de Jesús. P. Ariel Valdés, (agosto10-14) Quito.

Aldeas y ciudades en el NT (agosto 10-14) Marion Wynet, Quito.

Del texto al púlpito (agosto 10-14). Edecio Sánchez, Quito

Carta de Santiago (agosto 10-14) Elsa Támez, Quito.

Congresos

I Congreso Bíblico Pastoral del Centro Bíblico Pastoral María de Magdala en Bogotá, quienes propiciaron una excelente reflexión a partir del libro de Job este mes de julio.

III Congreso virtual bíblico teológico sobre “La Sagrada Escritura en la vida del pueblo de Dios. Hacia una lectura contextual de la Biblia”, donde se trabajará la lectura campesina, afroamericana y urbana de la Biblia. 28/septiembre- 3/octubre. (Unicatólica, Cali)

            Encuentro Rebilac El Salvador 23-25 julio

            IX Encuentro continental de teología india, Panamá, feb-marzo 2020

            IX Congresso Internacional 2020 Associação Brasileira de Pesquisa Bíblica (ABIB)

Charlas,  ponencias y exposiciones periódicas

Comentarios sobre el Evangelio del día con el slogan “La vida cristiana es una vida animada” (Santiago)

Lectio Divina con el Evangelio diario, con presentación por twitter, facebook, whatsapp y gmail, Diócesis de Cúcuta, P. Jairo  Cárdenas.

Gerardo García Helder, blog semanal con comentarios bíblicos.

P. Erick Obaldía, Coordinador Zonal de Centroamérica y México, ofrece por zoom todas las semanas  charlas, encuentros y entrevistas que profundizan la lectura bíblica  indígena y campesina.

Webinar promocionados por el Iter-Ucab sobre “Biblia, Teología y pandemia” durante 16 semanas consecutivas.

“La recepción del Nuevo Testamento en el discurso a Diogneto” 13 agosto, Asociación Bíblica Argentina. Zoom Id 678 916 5072 Contraseña; aba

“El Espíritu Santo en el Evangelio de Juan, 26 agosto, Asociación Bíblica Argentina   Desafíos de la ABP en la iglesia de hoy 10 septiembre Asociación Bíblica Argentina. Zoom Id 678 916 5072 Contraseña; aba

 Símbolos bíblicos en Bizancio: “La verdadera cruz entre la historia y la leyenda” 30 septiembre, Asociación Bíblica Argentina. Zoom Id 678 916 5072 Contraseña; aba

“La Apocalíptica en los escritos del Antiguo Testamento: el libro de los jubileos” 15 octubre, Asociación Bíblica Argentina. Zoom Id 678 916 5072 Contraseña; aba

“ABP del diaconado en la iglesia” 6 agosto, Departamento de animación y pastoral bíblica Argentina. Inscripción diaconadoabp@hotmail.com

Comentarios al Evangelio dominical, “La Palabra encarnada.  Juan Bitton Peru

Teología narrativa de la liberación, Leonardo Boff, 23 julio. Escuela de comunidad por nuestra América. Youtube.

“Lo que no te mata, te fortalece”. P. Francisco Escobedo, 29 julio, fundación Escala, Santo Domingo.

Ayuda a favor de las familias más necesitadas. Acción pastoral, Diócesis de Trujillo, Perú.

“La Palabra de Dios en tiempos de crisis” P. Gabriel Naranjo, webinar 19 junio.

“Una luz para la vida y la ecología” (17-21 julio) webinar, Quito

Subsidios

México ha elaborado numerosos subsidios para los tiempos fuertes del año litúrgico y ha promovido cursos y talleres a nivel de las distintas diócesis.

Discipulado de la Palabra, subsidios semanales, P. Fidel Oñoro.

Todos los países han preparado subsidios con motivo del “Día de la Palabra de Dios” y del  mes de la Biblia 2020, siendo a destacar el curso a tal fin, propiciado por la Sociedad de san Pablo Argentina, que unió a la familia paulina del Continente y  que se dedicó a “Hechos y palabras de esperanza” a través de zoom durante el mes de julio 2020.

            Subsidios de la Palabra, Guatemala

            La primera misa tras la pandemia en la cárcel de Navalcarnero, Juan Bosco Monroy,     

Árbol de la esperanza, Juan Bosco Monroy, Perú, junio 2020.

“Lectura popular de la biblia en la zona andina y Centro América”. (29 mayo, via zoom) Gisell Zamora, Costa Rica.

“Somos la comunidad del Resucitado”, mayo 20, Mons. Waldo Barrionuevo, Bolivia.

Lectio divina periódicas. P. Gabriel Jaime Gómez Perú, julio2020

, Diocesis de Girardot, Colombia

Ecuador cursos bíblicos on- line: cursos@centrobiblicoquito.org

Subsidio de Semana Santa, CEV, Venezuela

La Biblia es pan que alimenta y la mejor medicina. Blog febic.org,  CEV, Venezuela

Edición Bíblica especial por la pandemia. Equipo nacional de coordinación de Lectura popular de la Biblia, mayo, Perú.

Semana Laudato sí, Textos sobre la casa común. CEV, Caracas, mayo 2020

Subsidio “Kerigma en familia: renovando la fe de la Iglesia doméstica”, CEV, Caracas.

Subsidio, edición especial de Biblia (junio 2020) Equipo Interconfesional de Animación bíblica, Perú.

“La conversión ecológica según Laudato sí”. Mons. Ciro Quispe, blogfebic,org. Perú.


[1]    TORRES Fernando., Caminos de pastoral. Teología Xaveriana 144 , 2002 (641-662).

[2]    BENEDICTO XVI.,Exhortación Apostólica Postsinodal Verbum Domini , 2008 (22,28,50)En www.vatican.va

Deja tu comentario